Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

11 de Noviembre de 2014

Derechos de imagen. Una oportunidad perdida


La tributación por los derechos de imagen que perciben los futbolistas es uno de esos
caballos de batalla que de forma recurrente se asoma a la tribuna jurídico deportiva.
La cuestión, que se pretendió dar por zanjada con el cambio normativo llevado a cabo
por la Ley 13/1996, de 30 de diciembre, lejos de soslayarse, sigue en primera
plana tras noticias tan impactantes como el Caso Messi o la reciente sobre el hecho
de que Hacienda esté investigando la tributación de los derechos de imagen que a
través de sociedades reciben primeros espadas del fútbol español como Iniesta, Casillas,
Ramos, Xavi o Piqué.

Haciendo memoria, tenemos que recordar que históricamente había futbolistas que cobraban
más por derechos de imagen que por su propio contrato. La justificación de todo aquello es
más que conocida: los derechos de imagen se articulaban a través de sociedades las cuales
tienen un tipo impositivo menor que los marginales en los que se mueven los deportistas de
élite por IRPF por lo que la fiscalidad real de los ingresos era inferior a los elevados tipos
de los impuestos personales. Rizando el rizo de la “optimización fiscal” se hicieron uso de
“sociedades pantalla” o entidades residenciadas en paraísos fiscales, evitando así cualquier
tipo de gravamen.

El legislador, analizadas las dificultades de ponerle puertas al campo, optó por la solución
salomónica vista en la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos del 97: se reformó el
IRPF de tal forma que, si lo percibido por derechos de imagen superaba el 15 % del total
de retribuciones, debían considerarse rendimientos del trabajo debiéndose computar así
en la base imponible del impuesto personal del deportista. Es la conocida como “regla
del 85/15”, que se traspasó tanto a la Ley 40/98 como a la actual Ley 35/2006, de 28 de
noviembre, reguladora del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas actualmente
vigente.

No obstante, han sido numerosas las ocasiones donde cuestiones relativas a una presunta
elusión fiscal inherente a una ingeniería financiera difusa ha llegado a los Tribunales con
resultado, todo hay que decirlo, bastante exitoso para la Administración en líneas generales.
Por parte de los clubes y futbolistas se han alegado argumentos de todo tipo: desde
vulneración de la norma comunitaria (artículo 43 del Tratado constitutivo de la Comunidad
Europea, actualmente 49 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea) a entender
conculcados los artículos 9.3, 14 o 31.1 de la Constitución Española. Sin embargo dichas
pretensiones han sido desestimadas en Sentencias del Tribunal Supremo como la de 25 de
junio de 2008, 19 de julio de 2010 o 16 de abril de 2012, entre otras. Así, por ejemplo, esta
última aclara que la normativa es ajustada a derecho ya que “La presunción ex lege en
la atribución de los rendimientos al futbolista, como decíamos, no sólo no es contraria
al artículo 31.1 de la Constitución, sino que responde al principio de capacidad económica
y contributiva del sujeto pasivo y a un sistema fiscal justo”.

Por todo ello es evidente que estamos ante un caso donde los diversos caminos en aras
de una economía de opción fiscal llevada a cabo por los asesores de los deportistas y la
línea seguida por la Administración, chocan con excesiva frecuencia lo que conduce a una
indeseable elevada litigiosidad máxime cuando, a día de hoy, seguimos conociendo noticias
de casos polémicos derivado de ello. La regla 85/15 entró en vigor en el 97 y, 17 años
después, su aplicación sigue siendo discutida en sede judicial.

Como es obvio, el mundo del fútbol, económico, fiscal o financiero de 1.997, poco tiene que
ver con el de 2015. Por su parte, la regla 85/15 ha sido trasladada a tres leyes distintas
reguladoras de IRPF (18/91, 40/98 y 35/06) por lo que debe haber sido uno de las pocos
preceptos que ha soportado estoicamente las reformas que los distintos Gobiernos le han
hecho al Impuesto. Incluso en este momento, sumidos en otro profundo proceso de reforma
fiscal donde todos los impuestos troncales -e incluso la Ley General Tributaria- van a
sufrir importantes modificaciones a partir de 2015, el artículo 92.2 de la Ley 35/2006,
reguladora del IRPF (el actual atinente a la regla 85/15) se vuelve a dejar igual que estaba.

En mi opinión, se ha perdido una buena oportunidad para, aprovechando este tsunami
reformador en el que estamos inmersos, haber intentado perfilar una norma que el
tiempo y la elevada litigiosidad relativa a la misma han demostrado insuficiente por los
numerosos problemas de aplicación que conlleva en su aplicación actual.


Por Alvaro Yanez

Fuente: Iusport




 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar