Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

22 de Octubre de 2013

Directores técnicos, contrato AFA y contrato privado

Por Daniel Viola

El convenio colectivo de trabajo suscripto entre AFA y la Asociación de Técnicos del Fútbol
Argentino, estipula que los contratos deben registrarse en AFA como condición de validez,
según los términos de un formulario tipo.

"Agradezco la paciencia, pero cuando los resultados no se dan, hay que dar un paso al
costado", esto dijo Rubén Forestello ex director técnico (DT) de Colón de Santa Fe tras la
caída ante Arsenal. La misma frase suena cada vez con mayor frecuencia entre los
entrenadores argentinos. Hasta hoy, se contabilizan 4 renuncias en primera división, 8 en
la B Nacional, 21 en total considerando al resto de las categorías del fútbol de AFA. La
sinceridad del DT es loable, dejando entrever una falta de continuidad alarmante.

Perder cinco partidos al hilo significa la despedida obligada para cualquier entrenador, por
aquello de “es más fácil cambiar al DT que a 25 jugadores del plantel”. Lo llamativo, es
que los torneos en su versión inicial llevan 10 y 12 partidos jugados, restando todavía 2/3
de competencia en el año calendario.

El convenio colectivo de trabajo suscripto entre AFA y la Asociación de Técnicos del Fútbol
Argentino, estipula que los contratos deben registrarse en AFA como condición de validez,
según los términos de un formulario tipo.

Cualquier estipulación privada entre clubes y técnicos que pueda desvirtuar, modificar o
alterar al contrato registrado será nula.

Transcurrido un mínimo de 6 meses, los clubes podrán rescindir el contrato de trabajo
con el DT, cumpliendo las pautas siguientes:

1) Que ocurra a la finalización de cada torneo, siempre que se encuentren al día
en el pago de sus obligaciones;

2) En caso de rescisión antes de la finalización del torneo, el DT tendrá derecho a
percibir los rubros del contrato hasta la finalización de dicho torneo (y los premios
pactados sólo por los meses trabajados) y

3), No podrá el director técnico registrar nuevo vínculo contractual hasta la finalización
del torneo en cuestión.

El club que no abone lo adeudado luego de la rescisión, no podrá contratar ni registrar
otro contrato para esa función. Por motivos de necesidad, AFA podrá autorizar el ingreso
al campo de quienes no tengan contrato por el máximo de dos partidos oficiales, siempre
que posean el título habilitante.

Por lo general, las partes pactan sueldos, viáticos, prima o anticipos por la firma del
contrato, premios por puntos o especiales por objetivos deportivos. La realidad nos marca
que el éxito deportivo es un bien escaso, pero los clubes en su afán de “cambiar la suerte”
suelen rescindir contratos millonarios que luego se dirimen en los tribunales.

Algunos DT cesanteados por magros resultados, mientras esperan el llamado de otro club
con un nuevo “proyecto”, inician juicio por el pago de la totalidad del contrato anterior,
sin titubear si ello es justo ni cuestionarse si hubo impericia por el bajo rendimiento de
sus dirigidos.

En un reciente fallo del Tribunal del Trabajo n° 4 de La Plata, ante la existencia de dos
contratos, uno privado y otro registrado en A.F.A., pero por menor cuantía, se dejó sentado
que: “En la litis se ha probado que se pactaron con el actor como remuneración mensual,
dos contratos laborales y que el registrado en A.F.A., resultó ser el de menor cuantía. Si
debiéramos estar al CCT 563/09 en su art.10) inc. i) cualquier contrato particular convenido
en forma privada entre el director técnico y alguna institución – que de alguna manera
pueda desvirtuar, modificar o alterar el registro en la A.F.A., sería nulo.”

“En ese análisis, no puede soslayarse la existencia de varias normas que concurren
simultáneamente sobre la situación planteada en autos: El CCT 563/09; La ley de
Contrato de Trabajo y la Ley 25.323. Coexisten en consecuencia, normas generales y
especiales de igual y de diferente jerarquía que obligan a definir su orden de
prevalencia a la hora de aplicación.

En este esquema y al amparo del principio de orden público laboral que tiende a proteger
los derechos del dependiente y que resultan irrenunciables para el trabajador; no albergo
dudas en que la ley laboral es la que resulta de aplicación por el contenido de los arts. 2, 7,
9 y 95 y ccs. de la LCT y no el CCT 563/09 en su art.10 inc. i), k) y l) y ccs., en resguardo
de ese análisis, y la nulidad que se impone a la luz del art.7 de la LCT, cuando se pactan
condiciones menos favorables para el trabajador.

A mayor abundamiento, más allá de las particularidades de la actividad futbolística,
se verifica, en mi entender, un claro supuesto de defectuosa registración de contrato; ya
que con apego a la realidad no se trata de dos contratos, sino de un único acuerdo plasmado
en un contrato tipo y su anexo; registrado en forma deficiente sin materializar la totalidad
de las cláusulas.” (“Fernández, Pablo César c/Gisande, Walter Néstor y Otro s/Despido”
-09-04-2013).

En la sentencia precitada, se observa otra particularidad, dado que el DT que fue
contratado por el Club Gimnasia y Esgrima La Plata, demandó por solidaridad al entonces
presidente de la entidad, quien le había manifestado su despido a los once días de
haberse celebrado el contrato. Sobre este aspecto, el Tribunal se pronunció rechazando
la mentada responsabilidad, en los siguientes términos:

“En este punto, debo decir que respecto a la responsabilidad solidaria peticionada, en
mi entender no corresponde. Ello así, por cuanto no existe norma que contemple la
responsabilidad solidaria de los integrantes del órgano directivo de las asociaciones civiles
frente a terceros y no corresponde aplicar por analogía las disposiciones de la ley de sociedades."

"Si bien la asociación mantuvo parte del vínculo con el actor de manera clandestina, de ello
no puede inferirse un enriquecimiento ilícito por parte del Presidente de la entidad, por lo
cual no se configura uno de los supuestos que habilitarían la responsabilidad personal
(Sala III de la CNAT "Toledo, Juan C. c/Asociación Atlética Argentinos Juniors y ot”."

En España, el Reglamento General de la RFEF, establece como regla esencial en su artículo
163: “Garantía de cumplimiento de los contratos.

1. No se tramitará licencia de entrenador alguno al club que, habiéndola solicitado, no
haya satisfecho o garantizado la totalidad de las cantidades que, en su caso, adeudara
al entrenador o entrenadores anteriores.

El Comité Jurisdiccional y de Conciliación, oído el de Entrenadores de la RFEF, determinará la
cuantía, forma y condiciones de la ga¬rantía o afianzamiento que el club deba prestar,
hasta que recaiga resolución, a fin de que pueda inscribir a un nuevo técnico.”

Este carrusel sin parar de culpas compartidas es devastador para la economía de los clubes
argentinos, que sufren aún mayores pérdidas cuando les toca descender de categoría.

Marcelo Bielsa (DT actualmente sin contrato, que rechazó un sondeo de Racing de Avellaneda,
que despidió a Luis Zubeldía tras 4 partidos del Torneo Inicial de A.F.A.), comentó que vivía
en Rosario, entre dos pueblos, cuyo principal orgullo era la arboleda de la entrada. En uno,
cada intendente que asumía cortaba los árboles del antecesor y ponía los propios. En el
otro, dejaban crecer los árboles que estaban y concluyó: “Nos resistimos a invertir en
aquello que no se percibe inmediatamente”.

Como Thalía (máscara sonriente) y Melpómene (máscara triste) aquellas musas griegas
inspiradoras de las artes y las ciencias, el DT ejercita a fondo los músculos de su rostro
según el escenario de ocasión, para la comedia en épocas de triunfos o para la tragedia
cuando el equipo va de derrota en derrota.

Daniel Roberto Viola-Director de Iusport Latinoamérica.

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar