Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

20 de agosto de 2014

Los Moyano cosechan clubes de fútbol



Por Gustavo Veiga

Los Moyano, Hugo, Pablo y Facundo, no coincidieron por poco como presidentes de tres
clubes diferentes: Independiente, Camioneros y Alvarado de Mar del Plata. Cuando el
líder de la CGT cuestionaba el gobierno de Javier Cantero desde la oposición, su hijo
menor era elegido para conducir la entidad marplatense. Pero el diputado nacional
renunció en marzo del 2013. Y ahora que su padre maneja el Rojo de Avellaneda desde
el máximo cargo, él ya no está en su puesto. Duró apenas siete meses. El hijo mayor
–puede afirmarse– es el que más experiencia tiene al frente de una institución deportiva.
Lidera un proyecto de club sindical que no tiene techo: por ahora compite en el torneo
Argentino B. La llegada de los tres al fútbol, por azarosa, no debería llamar a engaño.
Del juego que más juegan los argentinos deviene un poder que puede sumar o restar a
determinados proyectos políticos. El de los Moyano ha sido pendular. Bajo el enorme
paraguas protector del peronismo, pasaron de acompañar al kirchnerismo a ver con
simpatía a Sergio Massa y Hugo hasta considera potable a Mauricio Macri.

En vísperas de las elecciones en Independiente, que ganó con casi el 70 por ciento de los
votos, Moyano padre se confesó: “No tengo la experiencia de un club de fútbol, pero tengo
la experiencia de una institución grande como la CGT”. Dijo una verdad a medias. En la
edición de Página/12 del 28 de agosto de 2005, este periodista escribía: “Un nuevo Polo
Sindical Independiente está en gestación, aunque no se llama así por su autonomía de los
partidos políticos o del Gobierno. A sus integrantes nadie los llamaría descamisados,
porque acaban de presentar su flamante camiseta. El camionero Hugo Moyano y la obra
social de la Unión Obrera Metalúrgica –más la probable participación desde las sombras
del gastronómico Luis Barrionuevo– sumaron voluntades en el club de Avellaneda”.

Era presidente Julio Comparada. Y no solo Hugo lo acompañaba desde adentro sin la
formalidad de un cargo. También Pablo, vocal de la comisión directiva de entonces. En
las oficinas del predio deportivo de Villa Domínico ya colgaba una fotografía del jefe de
la CGT donde se lo veía haciendo la V de la victoria. Influía, sí, pero no tenía el poder total
en sus manos.

Ahora Hugo gobierna y no delega. Dijo el día que ganó los comicios: “En el sindicato
tengo una frase: hay payasos, equilibristas, trapecistas, pero manda uno solo: el dueño
del circo. El que decida voy a ser yo”. El club lo dirige desde el gremio, en San José 1781,
Constitución, y no desde Avenida Mitre 470, Avellaneda, la sede que está refaccionando.
Pablo integra la comisión directiva otra vez como vocal, igual que dos hombres más de
origen político y sindical: el macrista y vicepresidente 1o de la Legislatura porteña
Cristian Ritondo (también vocal) y el gremialista aeronáutico Ricardo Cirielli, quien desde
la Secretaría de Prensa y Relaciones Públicas del club, tuitea la formación de Independiente
o críticas contra Aerolíneas Argentinas, lo mismo da.

El día que asumió la presidencia, Moyano sí dijo la verdad completa: “Llegó el momento
de cumplir con lo formal, asumir la conducción del club”. Ya había vivido un anticipo con
Comparada haciendo sentir su poder. Aportó dinero y también amenazó con no hacerlo
para forzar la salida de otro ex presidente, años después. Lo dijo en abril pasado: “No
voy a poner un centavo en Independiente mientras Cantero no firme el acuerdo. Este señor
se tiene que ir a la mierda. Ya le hizo demasiado daño al club”. El acuerdo consistía en
adelantar las elecciones a julio, en pleno Mundial.

Moyano ganó por paliza, pero con 5719 votos, 1287 menos que los 7006 logrados por
Cantero en los comicios de 2011 (su porcentaje fue del 60). La diferencia mayor estuvo
en la cantidad de socios que participó. 11.685 hace tres años contra los 8236 de ahora.
Del apoyo al ex presidente y su agrupación Independiente Místico se dijo que había sido
un voto castigo; del respaldo al camionero que fue un voto por conveniencia. En el club
hace falta mucho dinero para sacarlo del lugar donde está. Debía, hasta la salida de Cantero,
unos 392 millones de pesos.

Pablo saludó a su padre e hizo la ve de la victoria al recibir su diploma como vocal. Ritondo
abrazó al jefe de la CGT con efusividad. El fútbol une lo que a veces no puede unir la política.
Aunque en este caso, la política no parece separar tanto a una fuerza de derecha como el
PRO de un gremialista cada vez más cerca de la juventud sindical peronista en que militó
durante los ’70.

El hijo mayor es presidente de un club que juega el campeonato Argentino B y vocal de otro
que lo hace en Primera División. No hay contradicción, aunque lo parezca. Noray Nakis es
viceprimero de Independiente y fue presidente de Deportivo Armenio hasta hace unos días.
Ahora lo reemplazó en el cargo su hijo Luciano. Los clubes argentinos pueden pasar de
padres a hijos. Los Moyano llegaron a la cumbre con ese concepto del poder.

Pablo preside Camioneros desde 2009, cuando se creó como institución deportiva y empezó
a competir en los torneos regionales del Ascenso. Su padre es presidente honorario. El plantel
de jugadores es profesional. Paolo Frangipane se sumó esta temporada con una vasta
trayectoria en equipos como Tigre, Belgrano, el fútbol griego y chileno. En un video reciente
que puede verse en la web oficial cuenta que Camioneros “tiene mejor predio que varios
clubes de la B”. Está ubicado sobre el camino de cintura. Y queda claro que el sindicato ya
no es un sindicato. Es más que eso. Un club social y deportivo que les paga a futbolistas
profesionales para que defiendan su camiseta. Y que tiene de hinchas a sus afiliados.

Pablo Moyano logró lo que sería inimaginable en cualquier otro equipo de la AFA: que dibujen
su cara sobre una bandera verde y blanca (esos son los colores) los camioneros del sector
Lácteos y derivados. ¿Alguien podría imaginar que la Doce estampe en sus trapos el rostro
del presidente Daniel Angelici o Los Borrachos del Tablón el de Rodolfo D’Onofrio? Si su padre
tenía una foto en las oficinas del predio de Independiente cuando Comparada era
presidente, él lo superó: ahora está en una bandera.

Facundo tuvo un paso efímero por Alvarado. Asumió la presidencia por una lista de unidad, pero
renunció antes de cumplir el año de mandato porque comprobó que adentro del club la unidad
no era tal. Emiliano Montes, el vicepresidente 1o, lo conducía en los hechos desde Mar del Plata.
El diputado que llegó a una banca por el FpV y ahora reivindica como su candidato a Sergio
Massa, no podía hacerlo.

La semana pasada, el actual presidente Alejandro Naveiro, declaró: “Facundo va a seguir aportando.
El torneo pasado también lo hizo, él hace más de diez años que colabora y es un hincha más.
Para este también nos estará dando una mano, no en la medida como lo hizo cuando fue
presidente. El hincha que se quede tranquilo, estará apoyando al club”. El testimonio es del
programa Dame Fútbol de FM Residencias. O sea, el menor de los Moyano, no se fue del todo.
Alvarado está mal económicamente, tuvo que levantar una inhibición de su plantel profesional
anterior por 400 mil pesos en Agremiados y durante la efímera presidencia de Facundo no
logró llegar a la B Nacional, como él se había propuesto.

Son gajes del oficio, porque en el fútbol se puede ganar o perder. Claro que los Moyano entienden
que el fútbol es una herramienta para construir o amplificar el poder. Un poder que les viene de
otro lado y que si se les dan algunos resultados importantes, les reforzaría su decaído perfil en la
política, como ocurrió con Mauricio Macri gracias a Boca. Hugo intercambia elogios con el líder del
PRO. Dice que responde a los intereses de los trabajadores. Telón rápido.

Fuente: www.pagina12.com.ar



 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar