Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

21 de Agosto de 2015

Flaquezas del deporte detrás del gran logro de Grabich

Por Gaston Saiz



Las quejas del nadador dejaron expuestas varias falencias a nivel dirigencial, el Enard
argumentó que aprobó todo lo que le pidió la Confederación de Natación para el Mundial

Los beneficios que obtuvo el deporte argentino tras la creación del Enard fueron tan grandes
que transcurrieron seis años sin escucharse muchas quejas entre los atletas argentinos. Las
mejoras en las becas, los viajes para cumplir giras internacionales en distintos deportes y
el apoyo sostenido para los clasificados con miras a las grandes competencias, generaron
un crecimiento exponencial. Pero necesitó llegar Federico Grabich a un podio en una prueba
clásica del Mundial de natación, en Kazán, Rusia, para refrescar que la mirada debe ser mucho
más amplia.

El casildense, tercero anteayer en los 100 metros libre, contó que tuvo una contractura en el
cuello que debió aguantar sin masajista porque la Confederación de Deportes Acuáticos (Cadda)
no incorporó a una persona para esa función en el seleccionado. Pero no lo usó como excusa:
fue a ganar y se trajo una medalla de bronce. Aunque además recordó los problemas por
falta de piscinas adecuadas en el interior del país y la imposibilidad de contar con ropa oficial
como el resto de los equipos. Este último, tal vez un detalle menor, pero que hace a la
prolijidad y a la dedicación de una dirigencia que por enfocarse en un lugar -los
Panamericanos de Toronto-, perdió de vista el otro -el Mundial de Kazán-, según la mirada
de Grabich.

Daniel Jacubovich, director general del Enard, respondió ante las críticas de la gran esperanza
de la natación argentina con miras a Río 2016: "Es comprensible el reclamo de Grabich; es tan
lógico que hace un año le propusimos no sólo a la Cadda, sino también a las federaciones
de deportes de combate, que incluyan en sus pedidos a un médico, un kinesiólogo y un
masajista. Lo concreto es que la Confederación no nos pidió nada en esta oportunidad. Es
más, la solicitud para Kazán fue aprobada sin objeciones; consta en el expediente 3388 que
se aceptaron los seis deportistas y los dos entrenadores solicitados. El Enard no puede hacerse
responsable de las necesidades no requeridas".

El dirigente también contestó a otro concepto vertido por Grabich en la entrevista de ayer con
LA NACION, aquel que decía: "Para el Enard, el objetivo eran los Panamericanos, como si
no hubiera vida después. Para nosotros [el Mundial] es importante". Jacubovich apunta: "Si ésa
hubiese sido la postura, el Enard no habría solventado la delegación para Kazán ni la
participación en Sudamericanos. Los Panamericanos son un hito dentro del ciclo olímpico,
pero nunca despreciaríamos un Mundial, al contrario, porque incluso es más comparable
con los Juegos Olímpicos por su exigencia". En cuanto a las quejas de Grabich, no hubo forma
de obtener una respuesta oficial de la Cadda.


El amateurismo nocivo

Es claro que el dinero no sobra. Hay más y se trabaja mucho mejor con el Enard. Pero eso
no resuelve los problemas de infraestructura y la falta de capacitación de muchos de los
dirigentes a cargo de las federaciones. En todo hay que hacer salvedades, porque algunas
asociaciones deportivas tienen buenos dirigentes, de esos que se desviven por darle lo mejor
a la disciplina que aman y lo hacen ad honorem. Puro esfuerzo amateur. Pero muchos otros
aprovechan el dinero fresco para planificar ciclos de preparación de torneos favoreciendo a
deportistas que pueden no ser los mejores, pero con los que tienen alguna afinidad. El abanico
del deporte es tan amplio que, aunque lo intente, el Enard no llega a controlar todo. Los viejos
vicios se siguen filtrando y es difícil erradicarlos.

Detrás de Grabich aparecieron los remeros para denunciar en las redes sociales que la Pista
Nacional de Tigre es otra vez un despojo. Que cada día hay que arrastrar toneladas de
basura para poder remar, en el mejor de los casos, en condiciones muy malas. Brian Rosso,
medalla de bronce en single scull en Toronto, exhibió el desastre en una foto y reforzó con
un tuit: "¡Así está hoy en día la Pista Nacional de Remo! Eso es una parte de lo que se saca...
todos los días". A la par, otro medallista panamericano como Ariel Suárez mostró en dos
imágenes lo que sería una pista normal en cualquier parte del mundo y "nuestra pista".

Según el Enard, hubo una propuesta hace un tiempo para mudar el escenario de entrenamiento
de Tigre, idea que no fue bien recibida por el ámbito del remo. Y el organismo se defiende
argumentando que "no puede hacerse cargo de la limpieza del canal aliviador".

Las quejas de los deportistas, una costumbre en otras épocas, estaban silenciadas por la
gratitud entre tanto crecimiento en las últimas temporadas, pero es fundamental que vuelvan
a escucharse con respeto y siempre que provengan de atletas profesionales como Grabich,
Brian Rosso o Ariel Suárez.

Y también es necesario que la respuesta hacia ellos sea inmediata, como la de Gerardo Werthein,
que luego de ver las fotos que los remeros subían en Twitter contestó en su cuenta
@gerardowerthein: "Perfecto. Estoy llegando el domingo a Buenos Aires y me ocupo para ver
cómo podemos ayudar".

Cuidado: hubo también deportistas que alzaron la voz porque en vez de dos botellas de agua
le daban una en el comedor del Cenard. El verdadero crecimiento llega con reclamos serios y bien
direccionados, sin dobles intenciones ni poniendo excusas por falta de resultados. Esa es una
responsabilidad de todos.

Fuente: Cancha Llena




 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar