Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

18 de Noviembre de 2015

Ponen en marcha una serie de controles
a los grupos de running en Rosario


Para estar en carrera. Los responsables deberán acreditar ante el municipio rosarino
su idoneidad y garantizar que los corredores cumplan los controles médicos.

En el parque Urquiza, en los ex silos Davis o en el corredor ribereño de La Florida;
en los últimos cinco años los grupos de running ganaron cada vez más espacio.
Correr es una actividad saludable, económica (apenas se necesita un par de
zapatillas) y también cada vez más publicitada. En la ciudad, la Asociación
de Atletismo fiscaliza unas 35 carreras callejeras por año y, se calcula, que hay
unos 5 mil aficionados que salen a trotar regularmente. Frente a tanto furor,
Rosario es una de las primeras localidades del país en reglamentar la actividad
de los grupos de entrenamiento que trabajan en espacios públicos. Antes de fin
de año, sus responsables deberán acreditar idoneidad y garantizar que los corredores
cumplan con controles médicos.

El registro de grupos de running se abrió recientemente, justo en la época del año
en que la actividad física cosecha más adeptos. “Nuestro interés es regularizar la
tarea de los grupos que funcionan en los espacios públicos. Pero sobre todo crear
conciencia sobre las condiciones en que debe desarrollarse esta actividad para
prevenir accidentes”, explicó el subsecretario de Recreación y Deportes, Adrián
Ghiglione.

De acuerdo a un relevamiento realizado por esta dependencia municipal, en los espacios
públicos de la ciudad hay unos 40 grupos de running que trabajan en forma independiente,
como parte de las actividades de un gimnasio o auspiciados por alguna marca deportiva.
Los más chicos pueden sumar entre 15 y 20 corredores, pero también hay grupos que
suman más de 150 personas, divididas en distintos turnos.

En total, se calcula, unas cinco mil personas trotan regularmente cada temporada
primavera verano en los parques de la ciudad.

La ordenanza que regula la actividad se aprobó a fines del año pasado. La norma
abarca a aquellos grupos de entrenamiento, de cualquier disciplina, que realizan
actividades físicas periódicas en espacios públicos, sin la participación de asociaciones
oficiales. Particularmente a aquellos que realizan sus prácticas en espacios públicos
y que perciban un pago como contraprestación de sus servicios.

Los requisitos para su inscripción en el registro, explicó Ghiglione, son los mismos
que se exigen a los gimnasios de la ciudad: que las actividades estén supervisadas
por un profesor de educación física o por un técnico con título oficial habilitante y
que tanto los asistentes como los profesores cuenten con certificado médico, que
el titular del grupo debe enviar a la Subsecretaría de Recreación y Deportes.

Además, contar con un botiquín de primeros auxilios, un servicio de emergencias
médicas y un seguro de responsabilidad civil.

Hasta ayer una decena de equipos ya se habían registrado y según estimó Ghiglione
antes de fin de año la totalidad de los grupos habrán completado el empadronamiento.


Fuente: Diario La Capital





 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar