Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 


  Google


En la web
En AREDA

 

 

 

14 de Abril de 2013

Distintos puntos de vista sobre el deporte

 

El Director Nacional de Deporte de la Secretaria de Deporte de la Nación, Sr. Osvaldo
Arsenio, publicó en el diario Página 12 una nota titulada “El derecho a practicar
deporte” a la cual el ex básquetbolista de la selección nacional, Ing. Jorge A. Becerra,
le contestó en una nota remitida a Mundo Amateur. Acá publicamos ambas notas
juntas sobre este incipiente Debate al cual invitamos a nuestros lectores a participar.

Lo escrito en azul es la respuesta a lo escrito por Arsenio.

El derecho a practicar deporte


Por Osvaldo Arsenio *

Se propugna e idealiza en muchos países la “libertad” para hacer deporte. A menudo
escuchamos esa frase grandilocuente, sobre todo en aquellos sitios en donde las más
simples actividades lúdicas y hasta los derechos elementales se han convertido en
mercancías que cotizan según las fluctuaciones del mercado. El deporte es ya un negocio
mundial lucrativo, prestigioso y espectacular, y a veces es utilizado sólo desde una
expectativa comercial.

En realidad no se propugna la “libertad” de hacer deporte lo que se hace es fomentar
la práctica, porque la libertad la tienen todos, lo que no tienen son los elementos porque
fomentar es poner a disposición Maestros que enseñen el deporte y gobiernos o
instituciones que le brinden las instalaciones y enseres necesarios para que puedan
practicarlo.


Por ejemplo, todos admiramos al deporte de alto rendimiento de Estados Unidos y en
particular a su extraordinaria natación. Sin embargo, desconocemos que más del 60 por
ciento de los niños de 12 años afroamericanos e hispanos no sabe nadar y prácticamente
nunca ha recibido clases de aprendizaje, según datos de la Universidad de Memphis de
mayo de 2010.

En tanto, en Suecia, Finlandia o Dinamarca, más del 97 por ciento de los niños de esa edad
aprendió a nadar en academias privadas o gratuitamente en la escuela pública.

Sucede que a menudo desconocemos la diferencia entre “libertad” para hacer deporte y
“derecho” a practicarlo.

El Director vuelve a caer en errores de apreciación, el derecho a la práctica deportiva ya se
encuentra en algunas leyes y constituciones provinciales de nuestro país además de haberse
establecido en la conciencia nacional como algo ya establecido. La libertad también la tienen,
lo que está faltando es el fomento que se hace con cosas materiales, profesores, canchas,
estadios pelotas, etc… y esto es lo que no se les da a los niños.

Sería importante también que conociendo el tema, la natación, y siendo Director de Deporte
Federado, desde hace casi 9 años, se preocupara por saber cuantos niños argentinos (o/y
mayores), de la misma edad de los niños que menciona en el artículo, no saben nadar y
que explicara por qué no ha implementado algún programa para aumentar la práctica de
esta disciplina, no para competir sino simplemente para que su vida no corra el riesgo de
perderse ante un accidente en el agua o algún otro acontecimiento catastrófico como el
ocurrido hace unos días.

La libertad pone a veces de manifiesto el triunfo de los fuertes, voluntariosos y/o pudientes
económicos, relegando a los que no logran encasillarse en esos dones particulares.

En cambio, si funciona plenamente el “derecho” de hacer deporte, se tratará de dar una
oportunidad a todos los que, por distintas causas, no conocen o no pueden acceder a la
concreción de ese derecho.

Le recuerdo al Señor Director que es obligación del Estado brindar el acceso a todos los
derechos de los ciudadanos argentinos, y que usted es un funcionario del Estado ubicado
en el lugar correcto para posibilitar que esos derechos, los deportivos, se cumplan.


Muchas veces se asiste con desolación a charlas de personajes que ponen como ejemplo
deportivo a seguir a países como Kenia y Etiopía, que encuentran “nichos” favorables en
algún deporte y los explotan, contabilizando muchas medallas mundiales y olímpicas,
resultados que maquillan así la ausencia casi absoluta de programas masivos y
multidireccionados para sus jóvenes.

También hace años se escuchaban loas a la “sovietización” del deporte cuyos modelos,
la URSS y la RDA, fueron tan restrictivos con las oportunidades de niños y jóvenes como
sus rivales capitalistas, con la única diferencia de que la restricción no era de signo
económico o étnico sino de alcance y cumplimiento de sus objetivos deportivos de alto
nivel.

Desconozco lo de Kenia y Etiopía, pero debo decirle al Sr. Director que para lograr seleccionar
deportistas de alto nivel en lo que era la Unión Soviética tenían un programa deportivo que
comenzaba en las escuelas y seguía en lugares de trabajo y universidades donde la
competencia llegó a tener millones de deportistas, es decir que tenían una amplia base
donde seleccionar sus representantes para olimpíadas y campeonatos internacionales.


Se hace evidente en el artículo que la propuesta de construir “nichos” se la han hecho a él
responsable del deporte federado lugar donde se recolectan los atletas que llegarán al alto
rendimiento. Y me alegra que no haya accedido, más me alegraría que hubiera desarrollado
algún programa “masivo y multidireccionado” especialmente en la natación.


De esa manera, el balance armonioso de la mera práctica deportiva por placer, salud o
encuentro con la naturaleza se ha desvirtuado en muchos países, en donde el deporte social
se convirtió en una desinencia cada vez más pequeña y el deporte de alto rendimiento y el
show deportivo son entronizados ante una mayoría que sólo observa, absorta e inmóvil, el
espectáculo que se le ofrece.

En muchos países y especialmente en el nuestro donde existió una cultura deportiva que
llegó a tener en 1955 dos millones de deportistas federados, y viene bien este recuerdo
para preguntarle al Director ¿cuántos deportistas federados existen hoy, en el 2013 en
nuestro País? Y por si no puede responder la pregunta le diré que no superan los doscientos
mil y que el censo que se generó en la Secretaría de Deporte de la Nación (obligado por la
Ley Nacional del Deporte Nº 20.655) y seguramente en su Dirección de Deporte Federado
fracasó porque nadie quería poner sobre la mesa la cantidad de federados porque esa cifra
condicionaba los subsidios que recibían. Después nunca se intentó realizar el censo.


A la crucial pregunta de qué es el deporte se la contesta de diversas formas. Hay quienes
piensan maliciosamente el deporte como un ideal regulador del desborde hormonal de chicas
y chicos ociosos. Otros le dan un carácter casi sacramental y hay hasta quienes se atreven a
afirmar que representa la sustitución de la guerra entre los hombres, en unacoreografía
manipulada que muestra las tensiones de la misma y el inevitable resultado que fatalmente
deviene con vencedores y vencidos.No está claro si alguna de estas definiciones es total o
parcialmente correcta; pero sí entiendo y aseguro que el deporte es una formidable
herramienta inclusiva, como lo atestiguan el continuo crecimiento de los Juegos Evita y otros
Juegos Regionales en los últimos años.

“La única verdad es la realidad”, solía decir un CONDUCTOR que fue tres veces presidente
constitucional de nuestra Nación, con lo cual no hay que buscar Definiciones sino Hechos
o Realizaciones. Si el crecimiento de los Juegos Evita fuera tan continúo no tendríamos que
andar preguntando por Definiciones porque las definiciones estarían a la vista. El deporte
Social no existe, ¿con qué pelota se juega este deporte? Lo que existe es una pequeña
movilización donde los únicos beneficiados son los transportistas y hoteleros que albergan
por cuatro o cinco días a unos pibes que piden a gritos tener continuidad en la práctica y
que no se limite a cinco o seis partidos que son en los que participan en este torneo.


Jugar y sentirse perteneciente a un grupo que está jugando es una experiencia maravillosa,
que debería reproducirse en todos los niños del mundo. Sin dudas sería una excepcional
contribución para que sean más felices y que se proyecten como mejores ciudadanos.

Estoy de acuerdo en este último párrafo siempre y cuando en “todos los niños del mundo”
estén incluidos los niños argentinos y vuelvo a recordarle que es deber del señor Director
que se cumplan este deseo maravilloso.



Fuente: Mundo Amateur y Página 12

         

 

 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar