Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

28 de Julio de 2016

Polémica olímpica: ¿hay que controlar el doping?

Nestor Lentini, responsable del área médica del Cenard, y Claudio Tamburrini, ex
futbolista y filósofo, tienen visiones distintas sobre qué hacer con los artilugios
para mejorar el rendimiento deportivo.


EN CONTRA DEL CONTROL


Prohibir es paternalista

Por Claudio Tamburrini (*)

Mi postura no es a favor del doping: estoy a favor de abolir la prohibición del doping. No le
diría a nadie que se dopara, por diversas razones. La primera: la mayoría de las sustancias
clasificadas como dopaje son nocivas. La segunda: no es racional (no es un medio apropiado
para realizar una vida feliz) invertir sin mesura en la carrera profesional y dar prioridad a ese
éxito sobre otros aspectos más conducentes a una vida feliz.

Pero estoy a favor de que los individuos puedan elegir libremente qué tipo de vida llevar o
qué camino elegir para arribar a lo que ellos consideran que es la felicidad, aún cuando la
vía elegida sea errónea (doparse o dar absoluta prioridad a la vida laboral). En una democracia,
los individuos deben tener el derecho a escoger sus conductas, aun cuando eso los afecte
negativamente, siempre que su conducta no afecte negativamente a terceros. La prohibición
del dopaje es paternalista: no permite a los atletas decidir con libertad qué grado de
“apuesta profesional” están dispuestos a hacer y qué grado de riesgos están dispuestos a
asumir. Defiendo la libertad de elegir erróneamente. Estoy en contra de prohibir doparse y, a
la vez, me opongo al dopaje: no se lo recomendaría a nadie.

(*) Ex futbolista. Doctor en Filosofía. Investigador de la Universidad de Estocolmo.


A FAVOR DEL CONTROL


Cuidar al atleta

Por Néstor Lentini (*)

El antidoping comenzó después de algunas muertes, especialmente en ciclismo de ruta. Era
consecuencia del uso de anfetaminas en la carrera, más la deshidratación que se produce en
competencias de larga duración si no se toman recaudos para evitar los trastornos por el calor.
Así, surgió para prevenir y salvaguardar la salud de los deportistas de élite. También para
evitar desigualdades, respetar normas éticas y sancionar a los transgresores.

Si bien existe una carrera entre los que tratan de utilizar nuevas sustancias prohibidas con el
fin de aumentar el rendimiento y quienes utilizan los avances tecnológicos para detectarlas,
hoy los atletas son más cuidadosos: emplean suplementos aceptados como aminoácidos,
vitaminas, minerales o fitoquímicos, a lo que se agrega una alimentación adecuada, y
buenos sistemas de entrenamiento.

El único perjudicado cuando aparece un dopaje es el atleta. Además de las sanciones, las
consecuencias para la salud pueden ser muy perjudiciales. Hay casos de muerte súbita
o alteraciones cardiovasculares (hipertensión arterial, infarto, aumento del colesterol y
dislipidemias), cáncer de hígado y próstata, cambio de voz en la mujer. Muchas veces
aparecen años después de haber dejado de competir.


(*) Médico especializado en Medicina del Deporte. Responsable del área médica del Cenard.


Fuente: Clarìn

 

 

 

 

 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar