Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

20 de Mayo de 2015

NO ERA PLATA FÁCIL



Procesaron a dos ex empleados de la UAR, Andrés Sánchez y Hernán Blanco, acusados de ser
responsables por el faltante de 2.847.000 pesos de la Unión mediante el uso de cheques
apócrifos, hecho que se conoció en septiembre del 2012. El delito prevé penas de hasta seis
años. No hay otros empleados ni dirigentes imputados.

Dos ex empleados de la Unión Argentina de Rugby fueron procesados por el delito de
"administración fraudulenta en concurso ideal con falsedad documental", según confirmó
ayer Esteban Vergara, titular del estudio que patrocina ad honórem a la UAR y ex presidente
del CASI, ante el Juzgado de Instrucción Nacional Nº 29 a cargo del doctor Marcelo Conlazo
Zabalía, por la estafa que sufrió la entidad, hecho que se supo en septiembre del 2012
mientras Los Pumas jugaban el Rugby Championship, y le causó un perjuicio de 2.847.000
pesos mediante el cobro de cheques apócrifos.

"Se ha llegado a un hito en la causa penal que es un auto de procesamiento en el cual el juez
interviniente ha entendido que se ha reunido la suficiente prueba como para procesar a los que
considera responsables de la administración fraudulenta que ha sufrido la administración",
informó Fernando Rizzi, secretario de la Unión. Los principales imputados son Andrés Sánchez (en
su momento gerente de administración y finanzas) y Hernán Blanco (jefe de compras y ex
jugador de San Martín), con antigüedad de casi 15 años en la Unión antes que que fueran
separados de la entidad. La Justicia está estudiando la participación de más individuos, pero
se apunta principalmente a los dos nombrados. No quedaron imputados otros empleados
de la Unión ni tampoco dirigentes.

Según se informó, entre diciembre del 2011 y enero del 2012 se cobraron en la sucursal Montserrat
del banco Supervielle, 130 cheques al portador cuyas firmas habían sido falsificadas, por un valor
de 2.000.000 de pesos. En esa época la UAR estaba cerrada por vacaciones, los cheques eran al
portador -la Unión no solía librarlos de esa manera- y se llegaron a cobrar hasta diez por día. Por
estos motivos, bastante irregulares, en la Unión también están pensando en iniciar acciones contra
el banco. Además se descubrió que existían otros 30 cheques que correspondían a las mismas
características y habían sido cambiados por dinero desde el 2010, con valores de 20.000 pesos
aproximadamente. Los valores debían autorizarse con dos firmas de dirigentes puntuales, las
cuales, en todos los casos, habían sido falsificadas, según arrojaron las más de 60 pericias
caligráficas que se dispusieron. "Las firmas están muy bien imitadas. Ninguno de los dos se
hizo cargo de nada, les bajan los decibeles a las que eran sus responsabilidades", aclaró Vergara.

Para disimular los cobros, éstos se asentaban en los libros contables como operaciones reales con
proveedores habituales de la Unión, pero por servicios inexistentes. Justamente el titular de unas
de esos proveedores, Cristian Muller, de la compañía que brindaba la seguridad en los estadios
y demás eventos de la UAR, está bajo sospecha de haber intervenido en el ilícito. La mayoría
de los cheques fueron cobrados por los ex empleados procesados y algunos terceros, como es el
caso de Muller.

Carlos Araujo, presidente de la Unión, fue claro en cuanto a qué se pretende en la causa:
"Esclarecer los hechos, investigar a fondo, deslindar responsabilidades y recuperar
económicamente el perjuicio ocasionado, ésa no se la vamos a aflojar".

Sánchez y Blanco fueron echados de la Unión antes de que se conociera el fraude. "Nos causaban
sospechas la resistencia a los cambios que queríamos imponer, a los controles; queríamos una
Unión moderna en varios aspectos", contó Araujo. "Hoy no se firman cheques y hay dos auditorías.
Todo para que estas cosas no nos pasen nunca más", agregó el tesorero Carlos Barbieri.

¿Qué pasará con Sánchez y Blanco? La última semana ambos apelaron, por lo cual la causa pasa a
la Cámara del Crimen. Si ésta aprueba lo resuelto en primera instancia se llegará a un juicio oral.
Las penas por este tipo de delitos son de hasta seis años de prisión.


Fuente: Diario Deportivo Ole




 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar