Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

01 de Abril de 2014

“Le vamos a quemar toda la flota”

Por Rodolfo Parody

“Le vamos a quemar, le vamos a quemar, le vamos a quemar toda la flota, y lo vamo’ a
devolver, lo vamo’ a devolver, a Inglaterra en pelotas”. El cantito generalizado en el Gigante
de Arroyito se trató de esa típica bravuconada tribunera, como si una guerra se tratase de
un partido de fútbol. Nadie, salvo los que estuvieron involucrados directamente, fueron
capaces de conocer y comprender los horrores de un conflicto bélico.

De allí que la enorme distancia que separa a Rosario de las Islas Malvinas envalentonó a esos
miles que el 12 de mayo de 1982 concurrieron al estadio de Central para despedir al seleccionado
argentino, último amistoso previo al Mundial de España. Para muchos, la guerra, allá en el Atlántico
Sur, se trató únicamente de celebrar el derribo de un avión inglés como si fuese un gol.

El fútbol no se detuvo en esa noche rosarina en la que Argentina le ganó en un discretísimo
encuentro a Rumania por 1 a 0 con gol de Ramón Díaz, justamente a escasos 10 días del
desembarco argentino en las Islas Malvinas. Tampoco se suspendió el torneo Nacional de
primera división.

La selección dirigida por César Luis Menotti, y con Diego Maradona como máxima estrella,
concurrió al Mundial de España pese a que otros compatriotas se encontraban combatiendo.
En el Reino Unido, según archivos desclasificados en 2013, la participación de los seleccionados
británicos en España 82 se analizó de otra manera.

Una de las opciones que se planteó fue que Inglaterra, Irlanda del Norte y Escocia, los
seleccionados británicos clasificados al Mundial, no concurrieran. También se pensó qué hacer
si a uno de estos equipos, que no compartían el grupo con la Argentina, le tocaba enfrentarla
en la segunda fase. Ante esta posibilidad, se propuso gestionar ante la Fifa para que cambie
ese enfrentamiento.

En definitiva, todo se descartó y las selecciones concurrieron al Mundial.

Un día después de la inauguración del Mundial, que se abrió con la derrota del seleccionado
albiceleste contra Bélgica por 1 a 0, terminó la guerra de Malvinas con la rendición argentina

El grito “le vamos a quemar toda la flota” ya no atronó como en el Gigante. Otro, racional y
coherente, ganó con mayor fuerza las calles del país: “se va a acabar, se va  acabar, la
dictadura militar”.








 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar