Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

9 de Septiembre de 2014

La necesaria derogación del mecanismo
de solidaridad de la FIFA


Por Iván Palazzo

El principal inconveniente del mecanismo de solidaridad de la FIFA es que su efectividad
depende del sistema de transferencias vigente que se apoya en la estabilidad contractual
y resulta inadecuado.

Ello así, porque las sumas dinerarias que se pagan en las transferencias no son por la
venta de los derechos federativos, como ocurría antaño, donde el nuevo club era el
actor principal y hubiera justificado la función que se le otorga actualmente como obligado
al pago de la contribución de solidaridad.

A fines del siglo XIX los ingleses crearon el derecho de retención y consecuentemente se
incorporó la imposición a todos los futbolistas profesionales de inscribirse a nombre de
un club en la Football Association, quedando retenidos por el tiempo que ese club decidiera.

En un principio lo trascendental de las transferencias de los futbolistas era la titularidad
de los derechos federativos que ostentaban los clubes, quienes tenían derecho a exigir
una indemnización por el traspaso del futbolista a otro club, sin importar si existía un
contrato de trabajo vigente con el jugador.

La evolución determinó la abolición del derecho de retención y la correspondiente
modificación en el mes de setiembre de 2001 del Reglamento sobre el Estatuto y la
Transferencia de Jugadores de la FIFA (RETJ), surgiendo los institutos de la indemnización
por formación y el mecanismo de solidaridad para compensar a los clubes formadores.

A partir de allí, lo sustancial es la vigencia del vínculo laboral entre el club y el futbolista
y no la titularidad registral en la asociación pertinente.

Actualmente, el traspaso de un futbolista a otro club requiere insoslayablemente la
terminación del contrato de trabajo entre el jugador y el club anterior y la celebración de
un nuevo contrato entre el futbolista y el nuevo club.

El artículo 21 del RETJ remite al anexo 5, que sostiene: “Si un jugador profesional es
transferido durante el periodo de vigencia de un contrato, el 5 % de cualquier indemnización
pagada al club anterior, salvo de la indemnización por formación, se deducirá del importe
total de esta indemnización y será distribuida por el nuevo club como contribución de
solidaridad entre el club o los clubes que a lo largo de los años han formado y educado
al jugador. Esta contribución de solidaridad se realizará proporcionalmente, en función del
número de años que el jugador ha estado inscrito en cada club durante las temporadas
comprendidas entre la edad de 12 y 23 años …”.

Se advierte la deficiencia terminológica del texto reglamentario, porque la transferencia de
un futbolista con un contrato vigente deviene imposible, ya que es imprescindible que el
contrato entre el club anterior y el jugador haya terminado. Justamente, lo que se abona
es la indemnización por rescisión anticipada del contrato de trabajo entre el club anterior
y el jugador, que posibilita su contratación con el nuevo club (transferencia con acuerdo).

El empleo de las cláusulas de rescisión permite que el jugador rescinda unilateralmente el
contrato pagando la indemnización estipulada que es percibida por el club anterior.
Entonces, el que debe desembolsar dicha indemnización es el futbolista, por ser una de las
partes del contrato laboral, aunque generalmente en la práctica es el nuevo club el que
efectivamente paga la indemnización.

En caso que el jugador no se encuentre ligado contractualmente a un club y es fichado por
otro club en calidad de libre, pues el mecanismo de solidaridad no se activa, ya que el
nuevo club no tiene obligación de abonar suma de dinero alguna (transferencia sin acuerdo).

Es menester destacar que el anexo 5 del RETJ establece expresamente que el nuevo club
deberá abonar a los clubes formadores la contribución de solidaridad, a más tardar dentro
de los 30 días siguientes a la inscripción del jugador y es responsable de calcular su monto
y distribuirlo conforme al historial de la carrera del jugador, de lo contrario, la Comisión
Disciplinaria de la FIFA podrá imponerle medidas disciplinarias.

Ningún sistema coherente impone obligaciones, responsabilidades y sanciones a un tercero
(nuevo club) que resulta ser ajeno al acto jurídico principal (rescisión anticipada del contrato
laboral entre el club anterior y el futbolista).

Teniendo en cuenta que la contribución de solidaridad funciona durante toda la carrera del
futbolista, en la mayoría de los casos el club formador será ajeno a las negociaciones sobre
la contratación del jugador, surgiendo inconvenientes que se evidencian cuando apreciamos
la facilidad con la que el club de destino del jugador elude su pago (v. gr. presentación
de contratos de transferencias gratuitas en connivencia con el club anterior).

Además, es dable mencionar las dificultades que tienen los clubes formadores en los procesos
que se tramitan en los Órganos Jurisdiccionales de la FIFA (v. gr. contratación de especialistas,
adelanto de costas procesales y carga de la prueba en los litigios ante la Cámara de Resolución
de Disputas) o la imposibilidad de conseguir el cobro de la indemnización por el mecanismo de
solidaridad si se acredita fehacientemente que el pago de la indemnización por la rescisión
anticipada del contrato fue efectuado por el futbolista.

También se contempla la contrariedad del instituto en cuestión, en los casos en que existen
derechos económicos cuya titularidad detenta un tercero que es extraño a la entidad madre
del fútbol mundial (v. gr. fondos de inversión), ya que el monto correspondiente no será tenido
en cuenta para el cálculo y ulterior distribución de la contribución solidaria.

Tampoco colaboran las asociaciones nacionales cuando reciben el certificado de transferencia
internacional (CTI) y no cumplen el artículo 9.3 del RETJ, que se refiere al deber de informar
por escrito a la asociación o asociaciones del club o clubes que formaron y educaron al jugador
entre los 12 y los 23 años de edad, acerca de la inscripción del jugador como profesional.

A modo de colofón, se aboga por la derogación del artículo 21 y el anexo 5 del RETJ y la
posibilidad de unificar la indemnización por formación y el mecanismo de solidaridad,
contemplando los aspectos de mayor relevancia, fundamentalmente que el monto indemnizatorio
se encuentre siempre determinado, para evitar la desprotección de los clubes formadores,
que son los verdaderos destinatarios de la creación de ambos institutos.

Iván Palazzo, abogado especializado en Derecho del Fútbol.
palazzoyasociados@hotmail.com

Fuente: Iusport




 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar