Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

11 de Marzo de 2015

La ocupación efectiva y su relación
con la causa deportiva justificada


Por Iván Palazzo

El vínculo laboral de carácter especial que liga a los futbolistas profesionales con los clubes
para los que prestan sus servicios, permite sumergirnos en una variedad de situaciones
referidas a la terminación del contrato de trabajo celebrado por ambas partes y analizar
algunas vicisitudes emergentes.

Una de las razones que importan la extinción contractual por voluntad del jugador es la falta
de ocupación efectiva que puede cometer la institución deportiva, con las consecuencias
indemnizatorias del despido improcedente.

En ese sentido, el típico caso acaece cuando el club no tramita la licencia federativa del jugador,
que le impedirá participar en las competencias oficiales e implica el aniquilamiento de la
expectativa que tiene todo futbolista por jugar los partidos de su equipo.

Frente a la claridad que supone dicho incumplimiento contractual, existen hechos que deambulan
en zonas grises y requieren explicaciones para desentrañar incertidumbres.

En algunas circunstancias el futbolista se encuentra debidamente registrado para intervenir
oficialmente en los torneos, pero el entrenador le comunica que “no lo tendrá en cuenta”.

Esta última eventualidad no conlleva una falta de ocupación efectiva, sin embargo, la aparición
de ciertos aditamentos podría determinar la existencia de una causa justificada a favor del
futbolista para rescindir el contrato laboral.

Ello así, verbigracia, si no se autorizara al jugador a entrenar con el equipo o si se lo apartara del
mismo, ya que se debe aceptar que el entrenador decida no alinearlo en los respectivos partidos
por considerar que no resulta útil para su planteo táctico y estratégico, pero es intolerable
entorpecer el normal entrenamiento del futbolista con sus compañeros, que redundaría en un
menoscabo de su condición física y lo habilitaría para resolver el contrato por causa justificada
imputable al club.

Habrá que estar atentos también a la posible reacción del futbolista que no esté en los planes
del entrenador, ya que eventuales conductas podrían otorgar al club la probabilidad de
rescindir el contrato justificadamente.

Por ejemplo, no acudir en forma reiterada a los entrenamientos o incumplir las órdenes que el
entrenador imparte en las prácticas, así como motivos disciplinarios surgidos del malestar que
le ocasiona su condición de prescindible.

Dentro de esta esfera de posibles acontecimientos que podrían suscitarse ante la negativa del
entrenador a contar con los servicios del jugador, se encuentra la disposición del artículo 15 del
Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA, que faculta al futbolista
a rescindir unilateral y anticipadamente el contrato, dentro de los 15 días siguientes al último
partido oficial de la temporada, perdiendo el club su derecho a indemnización al probar el jugador
que ha sido desatendido desde el punto de vista deportivo.

Esta situación no se encuadra en los incumplimientos contractuales sino que se trata de una causa
deportiva justificada, que solamente podrá invocar el futbolista cuando no haya jugado como
mínimo el 10 % de los partidos oficiales durante la temporada futbolística en la que intervino su
club.

Además, deberá ser reconocido como jugador establecido, es decir, que haya culminado su período
de formación y posea un nivel futbolístico similar o superior al de sus compañeros de equipo
que son regularmente alineados.

Puede ocurrir que el futbolista no juegue normalmente por estar seriamente lesionado o cumpliendo
una prolongada sanción; estos sucesos le impedirían alegar una causa deportiva justificada e
inclusive podrían aceptarse como excepciones a la vulneración del derecho a la ocupación efectiva
por no tramitar el club la licencia federativa.

Cuando el órgano jurisdiccional establezca la procedencia de una causa deportiva justificada, previa
valoración de las particularidades de cada caso concreto, el jugador quedará en libertad de acción
y no se aplicarán sanciones deportivas.

Empero, si se determina su inexistencia, se entenderá que el futbolista incurrió en una ruptura
contractual injustificada y además de pagar la indemnización pertinente, podrá ser sancionado si
la rescisión se produjo durante el periodo protegido.

Si bien resulta evidente que no estamos en presencia de una falta de ocupación efectiva, lo cierto es
que la inclusión en el texto reglamentario de una causa deportiva justificada, posibilita al futbolista
mitigar los efectos negativos que produce la falta de competencia.


Iván Palazzo, abogado especializado en Derecho del Fútbol.
palazzoyasociados@hotmail.com












 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar