Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

21 de Abril de 2016

Nueva Ley de Derecho de Formación Deportiva

Por Dr. Martín Auletta *

Sobre el final del período legislativo del año 2015, el Congreso de la Nación sancionó la
novedosa Ley 27.211 que incorpora el “Derecho de Formación Deportiva” al ordenamiento
argentino. Esta norma, cuyo proyecto original fue redactado por una comisión especial de la
Asociación Latinoamericana del Derecho del Deporte (ALADDE), tendrá un enorme
impacto en el deporte argentino al regular un mecanismo de compensación económica a
favor de todos aquellos clubes que realicen tareas de formación de deportistas, en las
primeras etapas de sus carreras.

La ley, que define a la formación deportiva como “el adiestramiento, entrenamiento y
perfeccionamiento de la calidad y destreza del deportista involucrado en la práctica de
una disciplina amateur o profesional”, reconoce este derecho a las Asociaciones Civiles sin
fines de lucro y a las Simples Asociaciones cuya principal actividad sea la formación,
la práctica, el desarrollo, el sostenimiento y la organización deportiva, en todas sus
disciplinas.

Cabe señalar que este derecho se vincula exclusivamente a aquellos deportistas que
hayan sido inscriptos federativamente, con el objetivo de representar a una entidad
deportiva en competencias oficiales, organizadas por confederaciones, federaciones,
asociaciones, ligas o uniones, según sea el caso.


Formación individual y colectiva

El período de formación deportiva ha sido delimitado entre los años calendarios del noveno
y el décimo octavo cumpleaños del deportista (ambos incluidos), lo cual significa que toda
formación realizada fuera de dicha etapa, no estará alcanzada por las disposiciones de la ley.

Es importante destacar que el Derecho de Formación Deportiva de la Ley 27.211 comprende
tanto a los deportes colectivos como a las disciplinas individuales. No obstante, en virtud de
las evidentes diferencias que existen entre un grupo y el otro, el funcionamiento de este
derecho se regula de manera diferenciada.

En el caso de los deportes colectivos, el derecho a percibir esta compensación se genera en
distintas situaciones:

1) Cuando el deportista es amateur, la obligación surge al firmar su primer contrato profesional,
debiendo la entidad contratante abonar un 5% del valor bruto de todos los pagos que se realicen
al deportista (incluyendo salarios, primas, premios y demás rubros remuneratorios), durante
la totalidad del período contractual. Para realizar dicho cálculo, la ley obliga a tomar como mínimo
un plazo contractual de 3 años, aun cuando el contrato en cuestión hubiera sido pactado por un
período menor.

2) En cambio, si se trata de un deportista profesional, el derecho se genera cada vez que el
mismo es transferido a otra entidad deportiva (la entidad de destino debe abonar a las entidades
formadoras un 5% del valor bruto de la transferencia) o cuando suscribe un nuevo contrato, con
la misma entidad (la entidad contratante debe abonar un 5% del valor bruto del contrato,
aplicándose también el plazo contractual mínimo obligatorio de 3 años).



Cómo y cuánto compensar

En el caso de los deportes individuales, el Derecho de Formación Deportiva se devengará en toda
competencia deportiva organizada dentro del territorio nacional, que contemple premios por una suma
bruta igual o superior a los 36 salarios mínimos vitales y móviles. En estos supuestos, el
organizador del evento debe abonar a la entidad representativa nacional de la disciplina involucrada
en la competencia, el 5% de la totalidad de los premios abonados.

Posteriormente, la entidad representativa nacional deberá distribuir el monto percibido, en partes
iguales, entre las entidades formadoras de los deportistas que hayan ocupado el primer, segundo,
tercer y cuarto lugar de la competición. Si esas entidades formadoras fueran extranjeras, el monto
que les corresponda será percibido por la entidad representativa nacional.

Una vez determinado el monto de compensación que corresponde abonar, el mismo debe ser
distribuido entre todas las entidades que hayan intervenido en la formación del deportista, en el
período comprendido entre los años de su 9º y su 18º cumpleaños. Cuando sean dos o más
entidades, la suma será distribuida, a prorrata, a razón de un 10% (del monto compensatorio
total) por cada año de formación. Y si en un mismo año calendario hubiera intervenido más de
una entidad formadora, el porcentual deberá dividirse de forma proporcional al período en que
cada una de ellas intervino.

La ley incluye también, para las instituciones que organizan las distintas disciplinas deportivas
en Argentina (sean confederaciones, federaciones, asociaciones, ligas o uniones), la obligación
de incorporar en sus reglamentos el derecho de formación deportiva, dentro de los 6 meses de
la fecha de entrada en vigencia de la norma. Este plazo culmina el 27 de mayo de 2016. A partir
de entonces, ante la falta de reglamentación federativa, la Ley 27.211 es de aplicación definitiva
en cualquier deporte en el que no exista una regulación específica. En cualquier caso, las
disposiciones y los parámetros compensatorios regulados en la Ley, funcionan como un piso
mínimo que debe ser respetado por la reglamentación federativa.



Conclusiones

La Ley 27.211 tiene el gran mérito de incorporar, de manera efectiva y con carácter obligatorio,
el Derecho de Formación Deportiva al deporte argentino, respondiendo a un antiguo reclamo de
los clubes que se dedican al llamado “deporte base”. Como toda norma, su redacción puede
ser mejorada. Y la interpretación que realicen los tribunales, a medida que vayan surgiendo
conflictos en su aplicación, puede colaborar en este sentido.

Pero sin dudas, esta nueva ley será un gran incentivo para que todas las federaciones y
confederaciones deportivas del país, avancen concretamente hacia la regulación del derecho de
formación deportiva, con los mecanismos que mejor se adecuen a cada disciplina. Esto
beneficiará, en forma directa e inmediata, a todos los clubes que invierten a diario recursos
para formar a los que, en un futuro, serán protagonistas del deporte de alto rendimiento
argentino. Y, finalmente, favorecerá a todo el deporte argentino en su conjunto, al verse
incrementadas la cantidad y calidad de sus deportistas.


* Proyecto de la Diputada Nacional por Santa Fè, Claudia A. Giaccone


* Especialista en Derecho del Deporte


Fuente: AD Deportes

 

 

 

 

 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar