Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

23 de Marzo de 2016

De Rusia con amor

Por Ezequiel Fernandez Mooores

El caso de doping de Sharapova reavivó las alertas sobre el país de Putin. Al
menos la FIFA ya no le dice a Rusia que quiere quitarle el Mundial de 2018. “Lo
que nos mostraron es sencillamente deslumbrante. Estamos ante un Mundial
que marcará un antes y un después. Estadios, hoteles, lugares de entrenamiento
y concentración... parece que Rusia ofrecerá algo que supera todo lo imaginable”.
La expresión del presidente de la FA Luis Segura, miembro del nuevo Comité
Ejecutivo de la FIFA que terminó de sesionar el viernes en Zurich, parece indicar
que ya no habrá objeciones –a menos que la investigación en curso de la justicia
suiza encuentre una bomba- al modo en que Rusia ganó la sede del próximo
Mundial. Es un alivio para el hoy jaqueado deporte ruso. Desde que el presidente
Vladimir Putin decidió poner al deporte en el centro de la escena, los golpes
comenzaron a sucederse uno tras otro. El último fue la acusación de uso masivo
entre sus atletas de la droga meldonium. El uso era tan masivo y tan extraño
que la Agencia Mundial Antidoping (AMA) incorporó al meldonium a su lista de
drogas prohibidas a partir del 1 de enero de 2016. Los rusos no se dieron por
enterados. El jueves pasado saltó el nombre de la nadadora Yulia Efimova, cuatro
veces campeona mundial y medalla de bronce en Londres 2012. Es el caso número
cien de doping de meldonium en lo que va del año. Oficialmente, son 16 casos
confirmados, casi todos de los países del este europeo, siete de ellos de Rusia.
Y cuatro de esos siete, de medallistas olímpicos. El más conocido de todos,
por supuesto, el de la tenista María Sharapova.

Pobre Sharapova. Después de Nike, Tag Heuer y Porsche, patrocinadores que la
abandonaron con rapidez inusitada, ahora las Naciones Unidas dicen que la bella
tenista siberiana dejará de ser su “Embajadora de Buena Voluntad” hasta tanto
no se aclare el caso. Sharapova trabajaba desde 2007 con la ONU para
promover la educación en zonas de Bielorrusia afectadas por la catástrofe de
1986 en la central nuclear de Chernobil. Algunos quedan. Baron Chocolatier
confirmó que lanzará en mayo su línea de chocolates vinculada con la ex número
uno del mundo. La firma ya produce Sugarpova, caramelos blandos de diferentes
formas (zapatos, bolsos, pelotas), buena parte de cuyas ganancias la tenista
destina a su Fundación que ayuda a niños afectados por Chernobil. “Cometió
un error –la defendió Christopher Mattina, vicepresidenta de Baron Chocolatier-
pero es una mujer integra, modelo para millones de personas”. Puede entenderse,
la propia tenista es dueña de Sugarpova. También la fábrica de raquetas Head dijo
que está “orgullosa” de Sharapova y que le extenderá su contrato, lo que provocó
críticas de Andy Murray, patrocinado también por la misma marca. Otros
patrocinadores, como Evian y Supergoop, mantienen prudencia. Sharapova es
número uno de la revista Forbes en la materia. Cerca de 30 millones de dólares
anuales sólo de publicidad. No morirá de hambre con algunas bajas, claro.

El problema tampoco es si Sharapova, como recién ahora apuntan algunas de sus
colegas, es una tenista antipática y arrogante, no la cándida persona que exhiben
los patrocinadores. “Todos los demás jugadores dicen que es una tramposa”, afirma
ahora la francesa Kristina Mladenovic. “Por fin –añade- se cae su imagen de tenista
con mala suerte porque las lesiones, según decían, la privaban de lograr más triunfos”.
La rumana Simona Halep, número 5 del mundo, afirma que “si jamás hablé antes con
ella tampoco tengo por qué hacerlo ahora”. Curiosamente, sólo Serena Williams,
actual número uno, y que le ganó dieciocho veces, se mostró comprensiva con
Sharapova y elogió su “valentía” para afrontar la situación. “Es que se aisló ella
sola, todos sus amigos están fuera del tenis”, contó la formidable Chris Evert, ex
número uno, actual comentarista de ESPN. Nick Bollettieri, célebre preparador de
jugadores, contó que Sharapova ya era así cuando llegó de niña a su Academia de
Florida. “Sabía que, algún día, esas otras niñas iban a ser sus rivales”, dijo Bollettieri.
Hay que leer la última novela de Manuel Soriano “¿Qué se sabe de Patricia Lukastic?”,
Premio Clarín 2015 para tener una idea de lo que, muchas veces, puede ser el
competitivo circuito del tenis femenino y la relación de padres posesivos con niñas
que a los seis años toman una raqueta y comienzan a convertirse en una industria.
“Es vieja, es gorda, es fea”, dice “Patricia Lukastic” mientras enfrenta a Zina
Garrison, nombre real en el circuito años atrás, derrotada por Martina Navratilova
en la final de Wimbledon de 1990. Lukastic (su nombre es ficción, pero sabemos que
es argentina, de La Pampa) repite su furia en pleno partido contra Garrison pero ahora
en inglés, porque así funciona mejor el rito (“She’s old, she’s fat, she’s black”). “No
puedo perder contra este mandril”, se dice para odiar al rival con el apodo que le
había puesto Elian, su insoportable padre-entrenador-manager. Así creció tal vez
Sharapova. “Ellas o yo”. Algo parecido decía Guillermo Vilas. Contaba que era mejor
evitar amigos en el circuito. El odio como motor de triunfo. Fue una lógica que, en el
circuito masculino, rompieron Roger Federer y Rafa Nadal cuando decidieron admirarse
mutuamente, aunque pujaran por la misma corona.

Durante años el tenis fue acusado de “proteger” a sus estrellas. Justo o no, Andre Agassi,
las hermanas Williams y Nadal jugaron siempre bajo sospechas. Pero los controles ahora
escapan al ámbito más amigable de la Federación respectiva, siempre más atenta para
proteger a sus estrellas más rentables. Y escapan también a controles nacionales, también
más atentos para cuidar a los ídolos de sus pueblos. Es difícil establecer qué control es
verdaderamente “independiente”, pero la AMA ha cambiado la historia. Sharapova ya no
era la mejor del circuito (por lesiones apenas jugó tres partidos en los últimos ocho
meses), pero sí era la jugadora más rentable. Se ganó ese lugar desde que ganó
Wimbledon en 2004 con apenas 17 años. Ese día ganó también su primer Porsche. Los
patrocinadores prefirieron su belleza a la imagen más masculina de las Williams. Gana
cerca de 30 millones de dólares según los rankings de revista Forbes. Sin embargo,
no fue protegida a la hora de la acusación que, irónicamente, se produjo a horas del
8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Es cierto, se le dio la ocasión de ser ella misma la que anunciara el doping, un privilegio
que no todos tienen. Pero fue peor. Nadie creyó que tomó por prescripción médica una
droga que, ya está probado, ayuda a tolerar el ejercicio y la resistencia. Ni que falló al no
leer no uno sino los cinco avisos que había recibido. ¿Cómo creerle tanta imprudencia a
una jugadora que hasta quita la etiqueta del agua mineral que toma si no es la botella
del patrocinador? La tenista acaso jamás imaginó que ella también caería en la volteada.
Rusia, en un momento caliente de la política internacional, puso al deporte en un primer
plano. Casi como una Guerra Fría II. Putin impulsó y aprovechó ese palco. Pero el deporte
quedó bajo riesgo. Todos sus atletas todavía están bajo peligro de ser descalificados de
los Juegos de Río porque su Federación encubrió decenas y decenas de casos de doping.
Sharapova ya está suspendida. El Mundial 2018, por ahora, sigue.


Fuente: La Gaceta

 

 

 

 

 

 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar