Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

14 de Abril de 2016

Oscar Michelino, con 65 años, un maestro
de aguas abiertas


Será el único representante de Rosario que unirá Argentina y Uruguay a nado en el Cruce
Confraternidad del Plata el 27 de mayo próximo.

Ni tercera edad ni senior ni veterano: máster. En esa categoría se encuadra Oscar Michelino,
el hombre de 65 años, metalúrgico, buzo y nadador desde los 9 que representará a la ciudad
el 27 de mayo, en el Cruce Confraternidad del Plata. Será una travesía en la que 15
deportistas (el más joven de 34 años y el mayor de 65), con traje y aletas, unirán a nado
Argentina y Uruguay en unas 7 horas, por las aguas del río de la Plata. Este trayecto
organizado por la Federación Argentina de Actividades Subacuáticas (Faas) y la Fundación
Guillermo Marro (nadador paralímpico) aspira a ser parte de los circuitos mundiales de aguas
abiertas al igual que los del estrecho de Gibraltar, la Capri-Nápoles (Italia) o el canal de la
Mancha (Francia-Inglaterra).

Michelino trabaja ocho horas diarias, duerme otras ocho, entrena en una pileta de 25 metros tres
veces por semana, desde las 7 a las 9, y allí bracea 4.500 metros cada jornada (unos 160 largos).
A todo eso le agrega un día semanal de entrenamiento aeróbico en el gimnasio. Toda esa rutina le
bastó para participar el año pasado del Mundial de Rusia y traerse dos medallas por un sexto
y un séptimo lugar, en espalda; hacer varias veces el cruce Rosario-Gaboto y nadar de Viedma
a Carmen de Patagones (ambos son circuitos mundiales). También braceó en Viña del Mar (Chile),
en Lima (Perú), en el lago Titicaca de Bolivia, en el Nahuel Huapi, en ríos de Italia e Inglaterra.
Agota sólo leer todo lo que nadó este hombre. Michelino en materia de esfuerzo es un maestro,
como bien lo define su categoría, sobre la que opina: "Los estados deberían invertir más en
deportes para las personas mayores, se ahorrarían mucho dinero en salud".

Michelino no se imagina la vida lejos del agua. "A cualquier edad se puede nadar. De hecho en
Rusia participó del Mundial un nadador de 98 años. En mi caso, nadé desde chiquito hasta los 17
y retomé recién a los 30, porque necesitaba moverme. De ahí en más no paré: no puedo parar. No
tengo dolores de ningún tipo, duermo como un tronco y me miro al espejo y me veo bien en
relación con los hombres de mi edad que son más sedentarios. Claro que las cosas cambiaron
con los años, también deportivamente. A los 30 recorría 50 metros libres en 28 segundos, "hoy
si los hago en 31 soy Gardel", comentó.

Michelino pertenece a las Asociación Rosarina de Nadadores Máster, incluida en la Federación
Rosario de Natación, la Confederación Argentina de Deportes Acuáticos (Cadda) y la Federación
Internacional (Fina)). Los de su categoría son unos 25 deportistas de ambos sexos,
desperdigados por toda la ciudad porque no tienen un lugar físico donde entrenar (de hecho
Michelino practica en Megatlón, un gimnasio del centro).

"Esa es una deuda que tiene Rosario con los deportistas. Hace años que se promete un centro
de alto rendimiento con piscina olímpica, detrás del patinódromo, y aún no contamos con ello. Un
espacio importantísimo con el que cuenta Buenos Aires (el Cenard), Córdoba y Mendoza, pero no
esta ciudad".

Este nadador le hace frente a las piletas y a las aguas abiertas y marca las diferencias entre una
y otra competencia.

"La pileta es adrenalina pura, las carreras cortas son explosivas y en rigor no se aconseja tanto
ya a una edad como la mía. Mejor son las carreras de 200 y 400 metros, uno las disfruta más".

Otoño-invierno. "El cruce previsto por el río de la Plata tendrá dos versiones, la de mayo
(otoño-invierno) y la de noviembre (primavera-verano). La primera arranca desde un punto
medio del río (Playa Honda), un grupo nadará hacia Colonia (Uruguay) y el otro hacia el puerto
de Buenos Aires", precisó desde la Faas Alejandro Zambrano. "En tanto, el cruce previsto la
primera semana de noviembre tendrá una sola dirección, desde Colonia a Buenos Aires, y será
de 17 horas".

Son travesías de grandes distancias, de mucho esfuerzo físico, en las que la "cabeza" juega un
papel importantísimo. "De hecho como soy religioso, yo voy rezando y agradeciendo mientras
nado", contó Michelino.

El nadador en estos cruces en ningún momento puede tocar la embarcación de asistencia, debe
hidratarse cada veinte minutos y alimentarse durante el trayecto —física y mentalmente—.
"Son cruces en equipo, lo haremos entre cinco, y yo nadaré varias horas", dijo Michelino.

Si se le pide que recuerde la mejor y la más dura de las experiencias elige dos ejemplos.

"Nadé entre peces, delfines, focas, pero nada fue como competir en el Nahuel Huapi: es una
experiencia única, miraba hacia la izquierda y veía una especie de mar, a la izquierda montañas
nevadas y al frente el sol poniéndose. Me sentí en el paraíso. En cambio una vez en el Paraná nos
advirtieron que estaba lleno de palometas, pero si hacíamos bulla (ruido) la cosa no era
peligrosa... nadé igual pero no muy tranquilo. Y otra experiencia dura fue el Titicaca: el lago está
a 4 mil metros de altura, te falta fácilmente el oxígeno en tu ritmo habitual, debés bajarlo y ahí
te enfriás. ¿Cuándo se termina esto?, me preguntaba".

Por último, Michelino aseguró: "Podés nadar toda la vida, pero siempre se sigue aprendiendo:
de hecho siempre sigo corrigiendo la técnica". Un maestro


Fuente: Diario La Capital

 

 

 

 

 

 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar