Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

8 de Mayo de 2014

Lunari, tomá mate tranquilo

Por Rodolfo Parody

Que gesticule ampulosamente, que muestre preocupación frente a la cámara de televisión, que
ponga cara seria cual señal de responsabilidad hacia la profesión, que vocifere frente a las
injusticias, que mencione la palabra trabajo todo el tiempo o que sea un obsesivo. Cada una
de esas puestas en escena son requisitos básicos e indispensable del entrenador de fútbol.
De lo contrario, se estará frente a un irresponsable, un vago, un despreocupado, un insensible
para con el hincha. Es decir, un Ricardo Lunari, que no encuadra dentro de lo que el mundo del
fútbol espera de un técnico.

La imagen del entrenador de Newell’s tomando mate en la platea de Arsenal durante el último
partido del rojinegro, a raíz de su expulsión contra Tigre que lo privó de estar en el banco, fue
condenada en cuanta red social existe, por esa mayoría jueces, muchos de ellos anónimos,
que escriben con una liviandad exasperante

Lunari, al que se le puede criticar a quién pone y a quién saca, si hace tarde los cambios o si es
idóneo para la profesión, expuso con el mate en la mano que la influencia de un entrenador es
mínima una vez que empezó a rodar la pelota, y que son los futbolistas los que resuelven, si es
que los dejan o son capaces.

En todo caso, reunidos en el entretiempo en la tranquilidad del vestuario, Lunari puede arengarlos,
darles indicaciones y remarcarles errores para que intenten no repetirlos. No más que eso. La
principal tarea del entrenador había sido previa, los días de entrenamiento, durante la semana,

Mientras Lunari tomaba del mate, no es que no le importó lo que estaba ocurriendo con su equipo,
ni tampoco se la pasó conversando con un ocasional compañero de tribuna ni mandando mensajitos
por celular a un amigo.

Pero como no se ajustó a la postura de otros entrenadores, que con apariencias de seriedad
parece que tuvieran que justificar para que están allí, fue crucificado.

Lunari, con el mate en la mano, fue más serio que muchos, si se piensa que la seriedad  significa
de sinceridad. Fue sincero con los hinchas, al no embaucarlos, disfrazándose de entrenador
“responsable” y “obsesivo”. Pregunta al margen, ¿por qué razón a la obsesión se la considera
una virtud cuando se trata de una manía, una perturbación anímica?

A esta altura de la nota, seguramente los que la siguieron leyendo fueron unos pocos, esos que
reniegan de los entrenadores que se ajustan al modelo que le exige la industria del fútbol.

Quizás también llegaron hasta el final otros, muchos menos, quienes masticando bronca y renegando
de cada línea, no entienden cómo se defiende lo indefendible.

El consejo, Lunari, tomá mate tranquilo.


 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar