Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

09 de Octubre de 2015

Fue roja directa

Por primera vez, un jugador va preso por agredir junto a tres capos de la
barra a un player rival. Pasó en Tucumán y lo acusan de ¡intento de
homicidio!



El 28/8/15, Deportivo Aguilares de Tucumán recibía en su estadio a Almirante
Brown de Lules, de la misma provincia, por un partido clave en el Federal B, ya
que el local estaba peleando el descenso. En la cancha había un clima caliente,
el partido era muy disputado pero nadie imaginó lo que iba a ocurrir en el
segundo tiempo, cuando el visitante se pusiera en ventaja. Inmediatamente,
varios barras ingresaron al campo de juego y agredieron salvajemente a Orlando
Gómez, arquero de Brown de Lules.

El tema tuvo amplísima repercusión nacional pero hubo un detalle que, en ese
momento, se pasó por alto: que un propio jugador de Deportivo Aguilares había
participado del hecho. Se trataba de Sergio Daniel Lobo, que estaba en el banco
de los suplentes y saltó para sumarse a los delincuentes. Y además de pegarle
a un rival y ayudar a los barras a volver a la tribuna, Lobo hizo algo más: en la
zona de vestuarios, le quitó el banderín al asistente e intentó agredir a los
jugadores visitantes primero y a la terna arbitral después. Cuando le quitaron
el banderín, el volante tomó un elemento de metal y siguió con su ataque de
locura. El árbitro Diego Rodríguez Fernández denunció el caso y el futbolista fue
inmediatamente suspendido por el Consejo Federal.

Pero ese sólo fue el primer paso: de forma paralela, la Justicia empezó a trabajar.
El fiscal Fabián Rojas citó a declarar a todos los involucrados, incluido Lobo y su
hermano, que sería integrante de una de las facciones de la barra de Aguilares.
“Juro por Dios que no agredí a nadie. Sí es cierto que tomé el banderín. Gómez se
burló de los hinchas y eso me sacó”, se justificó Lobo. Sin embargo, la Policía
consiguió un video donde se veía con lujos de detalles los incidentes. Así, el
fiscal analizó todos los elementos y pidió la detención de cuatro barras (entre
ellos un menor de edad) y del futbolista, lo que fue aceptado por el juez José
Formoselle, imputándoles a los cinco el delito de intento de homicidio, que tiene
pena de cuatro a 15 años de prisión. Ahora el fiscal tiene dos semanas para
decidir si los acusados esperarán el juicio en la cárcel, o en libertad. Pero Lobo,
no vuelve nunca más a jugar.


Fuente: Diario Deportivo Ole




 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar