Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

08 de Julio de 2014

El arquero de Holanda en el Mundial 78:
"Todos sabíamos lo que pasaba en Argentina"


Con el partido entre Argentina y Holanda encima, por las semifinales del Mundial de Brasil, siempre
es bueno observar posturas y conductas de los futbolistas. Porque no sólo tienen una pelota en la
cabeza, como se acostumbra a generalizar. Un buen ejemplo es el arquero Jan Jongbloed, arquero
de Holanda en el Mundial 78 que ganó Argentina.

Hace 3 años, Jongbloed habló con la agencia Télam de aquel Mundial. El arquero reveló que tanto
él como sus compañeros sabían lo que ocurría con la dictadura en el país, confesó quedurante el
certamen fue "a la Plaza a ver a las Madres" y admitió que conocía la existencia de un campo de
concentración en donde funcionaba la ESMA.

En una entrevista exclusiva con Télam en Amsterdam luego de varios años sin contacto con
la prensa, Jongbloed, titular en la final del Mundial en la que Argentina se impuso por 3-1 y
que entonces escribía para el diario Vrij Nederland (de izquierda), descartó que tuvieran
"miedo" durante su estadía en el país y defendió su participación porque era su "manera de
vivir".

El ex arquero del club Roda, de 71 años, recibió a Télam en su casa de Amsterdam, donde
repasó el Mundial que ganó Argentina y que se jugó en la época más oscura de nuestro país.

-Antes de viajar a la Argentina, ¿el plantel de Holanda sabía lo que ocurría en el
país? ¿Tenía conocimiento de que iban a jugar un mundial con una dictadura en
el poder?


-Sí, sabía.

-¿Cómo?

-Sabíamos que había una dictadura. Éramos gente normal, que escuchábamos la radio, veíamos la
televisión y en ese momento había una protesta, una campaña en Holanda, respecto de este tema.
Mi padre era comunista. Tenía y tengo una sensibilidad con todo lo que es pueblo. Sabía que pasaba
algo, que no estaba bien, que no me gustaba.

-¿En qué consistía la campaña en Holanda? ¿Se cuestionaba su participación
en el certamen?


-Claro. Había debates, por ejemplo. A mí me invitaron a uno en una radio antes del Mundial en el
que expliqué: "Me parece terrible lo que está pasando pero la cuestión es que yo tengo una mujer,
tengo hijos y esto es mi manera de vivir. Si yo no voy allá, no puedo responder a eso, que
también es una prioridad mía. La gente que está allá es la que tiene que cambiar el régimen
de Videla. Entiendo que es terrible para la gente que está allá, me sensibilizo con eso, pero no
voy a dejar de ir por eso porque también tengo mis cosas por las qué responder", les dije.

-Les dio sus razones.

-Exacto. Y además ellos se creían libertadores del mundo, luchadores de la justicia. Entonces les dije:
'Si tanto lo sienten así, por qué no van ahora en vez de hacer esto acá. Se toman un avión y se
ponen a dar una vuelta en la Plaza de Mayo, a protestar ahí". Yo de hecho estuve en la Plaza de
Mayo.

-¿Durante el Mundial estuvo en la Plaza de Mayo, en la ronda de las Madres?

-Sí. Estuve. No con un cartel ni nada, pero sí cuando estaba la ronda de la Madres de Plaza de
Mayo.

-¿Y realizó la ronda?

-No. La estuve mirando.

-¿Fue con otros jugadores?

-No, fui solo. A mirar.

-¿Y qué lo impulsó a ir?

-Yo había escuchado sobre las Madres de Plaza de Mayo. No iba a ir a poner un cartel, pero era
algo que yo sabía desde Holanda que pasaba, que existía, entonces quería verlo.

-¿Sus compañeros sabían de las Madres?

-Todos sabíamos, toda la sociedad. Todos teníamos televisores.

-La delegación holandesa, en su estadía en Buenos Aires, se alojó en un hotel
de la zona de Retiro. ¿Tuvo miedo cuando fue desde ahí ala Plaza de Mayo?


-No, nunca tengo miedo.

-¿El plantel tuvo miedo de la dictadura en la Argentina?

-No, en lo más mínimo.

-¿Tuvieron algún tipo de instrucciones o recomendación de que tuvieran cuidado
por parte del cuerpo técnico o de la embajada holandesa en Buenos Aires?


-No.

-Existe la leyenda de que Johan Cruyff no jugó el Mundial por rechazo a la
dictadura. Tiempo después aparecieron libros y artículos que desmintieron
esa información. ¿Cual es su posición?


-No lo sé, creo que la mujer no lo dejó ir.

-Hay otra leyenda que quedó del Mundial: cuando terminó la final y ustedes se
fueron al hotel, no asistieron a la fiesta con que se agasajó a los finalistas en
otro lugar. ¿Por qué no fueron?


-No teníamos ganas.

-¿Así de simple? Se tejieron miles de historias y versiones.

-Así de simple. No teníamos ganas. Habíamos perdido y queríamos volvernos a casa rápido.
En el ’74, cuando perdimos la final del Mundial de Alemania contra el seleccionado local, sí
habíamos estado. Pero en la Argentina decidimos no ir.

-¿Sabía usted que el estadio Monumental, donde se jugó la final, estaba a
unos 600 metros del campo de concentración más terrible que tuvo la
Argentina en la dictadura, donde funcionaba la Escuela de Mecánica de la
Armada, ESMA?


-Sí, sabía.

-¿Y qué sentía?

-Estaba eso ahí, pero nosotros decidimos ir. Desde el momento en que decidiste ir, vas a
jugar aunque esté a 600 metros, no es algo que esté con vos en ese momento. Todos
sabíamos lo que pasaba pero no íbamos a dejar de ir. Porque si no a muchos países
no se podría ir en la historia a jugar al futbol. ¡No tendríamos que haber ido a Alemania!
Porque Holanda fue invadida por los alemanes.

-Desde el punto de vista deportivo, ¿considera que la dictadura favoreció
al seleccionado de la Argentina para ganarla Copa?


-No, no lo creo. No voy a creer algo así. Si (Rob) Rensenbrink mete la pelota que pegó
en el palo cuando estábamos 1-1 y ya se acercaba el final, ¿qué creés? ¿Que el árbitro
iba a parar el partido para decir que no había sido gol? No fue que Rensenbrink pegó la
pelota en el palo en vez de hacer gol porque tenía miedo.

-Hubo un partido muy sospechado, que fue el que Argentina le ganó a Perú 6 a 0.

-Yo no tengo ninguna sospecha.

-¿Volvería a jugar un Mundial con una dictadura?

-Sí. En aquellas mismas circunstancias, sí.






 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar