Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

19 de Agosto de 2016

¿Y si perdemos?

Los Juegos Olímpicos nos confrontan con el viejo dilema: hay que estar preparado para
saber qué hacer frente a la derrota.

Por Mariano Hamilton



Una publicidad de TyC Sports deja en evidencia que, durante los Juegos Olímpicos, algo de
cordura invade a los aficionados y deportistas argentinos. En esos segundos se observa
como Paula Pareto festeja como loca su medalla dorada en la categoría hasta 48 kilos de
judo. Y también se ve como Fernanda Russo se abraza con su madre por haber obtenido
la 20° posición en la competencia femenina de rifle desde 10 metros.

En las reacciones de la judoca se observa la coronación de una deportista llamada a ser
medallista, cuya carrera fue construida buscando este objetivo. Obtuvo el bronce en Pekin
2008, fue 5° en Londres 2012 y finalmente se dio el gusto de ser la primera deportista
mujer argentina en obtener una medalla dorada.

Fernanda, en cambio, con 16 años, entiende que ese 20° puesto es el trampolín necesario
para seguir creciendo en su especialidad. Sus medallas plateadas en los Juegos Olímpicos
de la Juventud de 2014 y en los Juegos Panamericanos de Toronto no la obnubilaron.
Siempre supo donde estaba ubicada y cuál era su potencial.

Sabemos perfectamente que en el deporte se compite para ganar. Que seguramente es lo
más importante. También sabemos que los triunfos se festejan, contagian alegría y que
muchos argentinos habrán vibrado durante la lucha de Pareto. Ver a una compatriota
con el oro colgando siempre es motivo de celebración.

El asunto, siempre, es qué se hace con las derrotas. ¿Se debe llorar por ser segundo, tercero
o un resultado por debajo de las posibilidades? ¿Es una tragedia perder? “Tú no has ganado
nada”, decía el arquero paraguayo José Luis Chilavert para descalificar a sus interlocutores,
como si el hecho de obtener uno que otro éxito deportivo lo calificara para opinar de todo
o le diera una autoridad superior al resto de los mortales. Ni que hablar de si esa
condición ganadora lo convertía en mejor o peor persona.

“Ser segundo es ser el primero de los perdedores”, decía Ayrton Senna. Una frase luego
replicada por tantísimos otros deportistas y entrenadores. Hay otra, acuñada por Carlos
Salvador Bilardo y repetida por Diego Simeone luego de perder por segunda vez consecutiva
la final de la Champions League: “Del segundo no se acuerda nadie. Perder dos finales
seguidas es un fracaso”. Quien firma esta columna niega absolutamente que una pelota
en el palo, una pifia o un error pueda desmoronar por completo el trabajo realizado por
un equipo durante un año de competencia. Llegar a una final es todo un acontecimiento.
Pensar las cosas en esos términos es anular la naturaleza del deporte, en donde ganar
o perder es una posibilidad. Si uno juega sólo para ganar y no admite que el resultado
final puede no ser el esperado, se debe dedicar a otra cosa. A cualquiera, menos a
competir.

Todo esto sería una anécdota si este tipo de comportamientos exitistas no se derramaran
hacia otros aspectos de la sociedad y, todavía mucho peor, si no fueran los motores que
encienden pasiones descontroladas en los espectadores y que muchas veces desembocan
en tragedias. El culto al éxito es una declaración de principios absurda. ¿Desde cuándo
sólo sirven los ganadores? ¿Cuántos de nosotros podemos decir que alguna vez nos
sentimos ganadores en las actividades que desempeñamos? ¿Por qué le pedimos a un
grupo de deportistas que salden nuestras frustraciones?

Ganar o perder no es lo mismo. Está claro. Frente al éxito todo es más sencillo. La derrota
debe ser aceptada, procesada y capitalizada. De grandes fracasos deportivos pueden
surgir maravillosos triunfos. Todo depende de cómo se asuman. De eso se trata el espíritu
olímpico, como dice la publicidad. Y nosotros lo ampliamos un poco más: de eso se trata
justamente el deporte.

Esperamos ansiosamente que estas líneas sean comprendidas por los lectores en su justa
medida. Nadie dice que hay que jugar sin arcos o que ganar y perder es lo mismo. Lo único
que se dice es que hay que estar preparado para saber qué hacer frente a la derrota. Si no
se entiende, nos quedará la misma sensación que nos acompaña desde hace décadas: la
de tirarle margaritas a los chanchos o la de tratar de sacarle agua a las piedras. La primera
es frustrante, la segunda, inconducente.

Fuente: Revista Un Caño




 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar