Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

24 de Junio de 2015

"Quiero ser el Bolt de la natación"

Federico Grabich, el máximo ícono del deporte, habló con Olé tras el segundo puesto
en California. "Si repito la marca puedo pelear por un podio en los Panamericanos de
Toronto", avisó.



Los espectadores deportivos suelen ser crueles y apuntan todas las miradas siempre hacia
el ganador. Pero él, en el cuarto andarivel y con su segundo puesto, se sentía el 1.
Federico Grabich, “más contento por la marca (49s50 en 100 metros libre) que por la
posición”, dejó el Arena Pro Swim de Santa Clara, California, con sensaciones positivas
de cara a los Juegos Panamericanos que comenzarán el 11 de julio y tendrán a la
natación a partir de ese día hasta el 17.

Con él como principal referente, la delegación argentina arribó a los Estados Unidos tras
haber hecho una exigente preparación en la altura de San Luis de Potosí, México. El
santafesino tuvo un flojo arranque: en los 200 libre quedó 16º (fue séptimo en la final B).
Finalmente regresó con un oro en 4x100 combinados junto a Rodrigo Frutos, Santiago Grassi
y Matías Aguilera y plata en los 100 libre. “El torneo resultó muy difícil, con muchos
participantes. En lo personal, fui de menor a mayor”, admite el nadador de 25 años
con Olé .

Dentro de todos los estilos de la natación, Grabich se destaca en libre y espalda. El se centra
en las carreras de velocidad, pero reconoce que cada vez que se tira a la pileta tiene buenas
actuaciones en el segundo. En los Panamericanos pasados, en Guadalajara 2011, fue 5º;
en libre no pasó del octavo lugar.

Sin el brasileño César Cielo, dueño de los récords mundiales en 50 y 100 metros, a
Grabich se le abre la posibilidad de alcanzar el podio. En 200 llega con la cuarta mejor
marca, solo detrás de los hermanos Shaune y Brett Fraser y el brasileño Nicolás Oliveira.
En California dio muestra de su talento: superó a olímpicos de la talla de Michael Phelps (22
medallas), Anthony Ervin (1º en 50 en Sidney 2000) y Nathan Adrian (oro en 100 en Londres
2012).

-¿Cómo llegás a los Juegos?

-Estoy en mi mejor año, en mi pico máximo, pero no es el límite. Ya conseguí el pasaje a Río
en 200 metros libre y ahora espero lograrlo en los 100 (la marca A es 48s99). Los tiempos
vendrán solos, yo me siento cerca.

-¿Por qué teniendo facilidad en espalda, decidís competir en las carreras de velocidad?

-Son las pruebas más reconocidas, como sucede en el atletismo. Me gusta la competencia
y la adrenalina, el mínimo error te puede dejar primero u octavo, la carrera no está nunca
definida de antemano. Obviamente que busco ser protagonista e ir por récords. Quiero ser
el Bolt de la natación (risas).

-¿Qué similitudes tenés con el jamaiquino?

-Me di cuenta que en carrera pura soy uno de los más rápidos; por ejemplo, le gano a Phelps.
Sin embargo, en la largada y la vuelta soy un desastre. Me encantaría tener medallas y
marcas, aunque mi sueño es estar en una final olímpica.

-Michael Phelps es el Usain Bolt dentro del agua, ¿qué se siente enfrentarlo?

-Competir contra él siempre es un orgullo para mí. Si bien no está en su mejor momento, está
bárbaro mirarlo y aprender. Nos dio un montón y es el gran referente.

-¿Te pesa la responsabilidad de ser uno de los íconos de la actualidad?

-Me siento como un buen ejemplo, cualquiera se me puede acercar a preguntar lo que quiera.
Yo trato de estar en lo que puedo y darle consejos. No me gusta ser el centro de la atención,
hay muchos chicos muy buenos.

A los 15 decidió dar un volantazo y dejó el básquet para dedicarse exclusivamente a la natación.
Va a Toronto con la expectativa de obtener su primera medalla individual.

Fuente: Diario Deportivo Ole




 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar