Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 


  Google


En la web
En AREDA

 

 

 

29 de Abril de 2013

Una distancia que no hace más que agrandarse

 

Por Alejandro Fabbri

Puede que todavía no hayan tomado conciencia. Puede que ni sus dirigentes ni sus
hinchas lo entiendan como algo inexorable. Quizá esta columna sea demasiado
pesimista,  imaginando penurias futuras que no ocurrirán. Sin embargo, intenta ser
una aproximación a lo que les espera a aquellos clubes que no gozan de la
permanente atención del periodismo deportivo, que no han sido quienes más títulos
han ganado y están establecidos, desde hace más de un siglo, en distintas barriadas
de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires.

Es que el inexorable federalismo –tardío pero efectivo- que está llegando al fútbol
nuestro, está marginando lentamente a esas instituciones que dieron vida a clásicos
más pequeños pero tan picantes como los que siguen jugando los más poderosos.
Vélez ya no tiene a Ferro, Chacarita y Atlanta se enfrentan pero en la tercera categoría,
Lanús extraña a Banfield, Argentinos Juniors o Tigre tampoco compiten contra Platense
por el honor barrial y ni siquiera San Lorenzo puede jugar con Huracán.

Algunas entidades han crecido gracias a la dedicación, capacidad y aciertos de
sus directivos
: Vélez y Lanús son hoy ejemplos de profesionalismo, de apoyo societario
masivo, de instalaciones de primer nivel y de una exigencia cada vez mayor para
entreverarse anualmente en los puestos más importantes de cada torneo. El cuadro
de Liniers cumplirá este año, 70 temporadas sin jugar en el ascenso. Lanús ya pasó
los veinte años consecutivos en Primera A, lo que nunca había ocurrido. Pero son
dos excepciones
.

Argentinos Juniors se ha debilitado deportivamente, aunque se mantiene en la A, lo
mismo que All Boys, que tras sorprender mandando al Nacional B a Rosario Central en
Arroyito, ha logrado estabilizarse con una dirigencia esforzada y un entrenador laborioso
y de conducta ejemplar. En el futuro, deberán pelear por mantenerse en la A, algo que
han evitado hasta ahora ganando los partidos necesarios. Y Quilmes busca evitar su
décimo descenso en Primera.

El crecimiento económico de varios clubes del interior ha ido marginando a quienes
ocuparon la primera división desde el entusiasmo y con apoyos más escasos que otros.
Ni qué hablar del Deportivo Español, Deportivo Armenio, Sportivo Italiano, Almagro,
Central Córdoba de Rosario, Los Andes o Temperley, para ellos llegar a la A pareciera
una misión imposible a esta altura.

Esas diferencias se observan cuando ya están afirmados Newell’s y Belgrano, Colón,
Godoy Cruz, Estudiantes de La Plata, Arsenal de Sarandí y Atlético de Rafaela. Hay
apoyo económico grande y una buena cantidad de gente detrás, aunque en el caso
de Arsenal, la historia sea otra que todos conocemos. Es el equipo de la familia
Grondona y sin su apoyo, es obvio que el equipo del Viaducto no estaría jugando
en la A
.

El regreso de Rosario Central y de Gimnasia y Esgrima La Plata le pondrá orden al fútbol
de sus dos ciudades, rengo por la ausencia de una parte de los dueños de los corazones.
Lo mismo sucederá con Talleres de Córdoba, seguido por una multitud en la tercera
categoría, pero aun un par de escalones lejos de su archirrival Belgrano. Llegado el
caso, las preguntas son varias: ¿Cómo harán en el futuro clubes porteños y
bonaerenses de rica historia pero escaso poderío deportivo, para competir mano a mano
con clubes sostenidos por intendencias o gobernaciones provinciales? ¿Qué chance
tendrán pensando en volver a jugar en la A? ¿Cómo equilibrar los sueldos de sus
planteles con lo que pagarán otras entidades que tienen ciudades o provincias detrás
suyo? Sinceramente, no hay manera.

A veces, cada vez con menor frecuencia, se colará algún invitado sin pagar y se producirá
alguna sorpresa: así fue con Huracán de Tres Arroyos llegando a la A, con Ituzaingó o
Laferrere en la Primera B Nacional o incluso, con el Racing cordobés y Tiro Federal de
Rosario. Hoy se necesita mucho dinero, mucho apoyo político, influencias, contactos,
jugadores bien pagos y un trabajo que tiene que mantenerse y crecer en las divisiones
inferiores para promover juveniles de buen nivel y con chances de ser transferidos a
futuro.

El futuro parece haberles cerrado la puerta a esos cuadros porteños y bonaerenses que
escribieron páginas inolvidables en la máxima categoría. No se vislumbra un retorno
triunfal ni mucho menos. A pelear por estar y mantenerse en la segunda categoría,
afrontando las mismas desigualdades y confiando en que alguna vez, el de arriba se
acuerde del pasado ilustre. Aunque en fútbol, claro, las sorpresas no terminen de
asombrarnos

Fuente: Perfil

 

 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar