Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

26 de Septiembre de 2013

JUICIO Jonas Gutierrez a club Velez Sarfield. 
El que se fue a Europa perdió su "Fortín"



La Cámara del Trabajo consideró que el futbolista Jonás Gutiérrez, al dejar el Vélez Sarsfield e
irse a jugar a otro club, abandonó el trabajo y por ello rechazó la demanda que le inició a
la institución de Liniers. “La celebración de un contrato con otro club -cualquiera sea el medio
utilizado – deja sin objeto al contrato celebrado con la anterior institución”, afirmó el fallo.

El fallo de Primera Instancia en la causa “Gutiérrez Jonas Manuel c/ Club Atlético Vélez Sarsfield
s/ cobro sumas de dinero”, había hecho lugar a la acción entablada, al entender que existía
continuidad del contrato de trabajo entre jugador de fútbol y el Club Vélez Sarsfield “aún
después de que el actor hubiera decidido prestar servicios para un club extranjero”.

Sin embargo, la Sala V de la Cámara Laboral opinó todo lo contrario, y en una sentencia que contó
con las firmas de los jueces Enrique Néstor Arias Gibert y Oscar Zas, se decidió rechazar la demanda
en todos sus términos.

Los jueces consideraron que “todo deportista federado (aún el amateur) que realiza la actividad deportiva
para un club realiza lo que comúnmente se llama ‘fichaje’. En esas condiciones no puede un deportista
actuar para varios clubes dentro de la misma organización común”.

En ese entendimiento, el Tribunal postuló que “la inscripción para otro club importa la cancelación
de la “ficha” anterior y, en la generalidad de los casos el pago de un derecho a favor del club para el
que con anterioridad realizaba la práctica deportiva”. Y aclaró a continuación “si esto es así en la
práctica del deporte amateur, con más razón se aplica a los supuestos de práctica deportiva profesional”.

“En el contrato celebrado entre la asociación deportiva y el jugador de fútbol profesional el objeto del contrato
no es la mera práctica del deporte o la realización de exhibición de habilidades y destrezas sino la práctica
competitiva del deporte en la actividad federada. Por tanto, la celebración de un contrato con otro club
-cualquiera sea el medio utilizado – deja sin objeto al contrato celebrado con la anterior institución”, destacó
el fallo.

Por lo tanto, los magistrados que Gutierrez no se adaptó a los lineamiento del principio de continuidad del
contrato, ya que “no tiene relevancia suficiente como para entender que la celebración de un contrato
con otro club sea una de las modificaciones menores que el cambio de las circunstancias impone a las
partes la carga de adaptarse como corolario del principio de buena fe negocial”.

Por el contrario, expresaron que “antes bien es la ruptura brutal de las condiciones de contratación
que afectan la estructura misma del sinalagma contractual, afecta la condición coeteris paribus que hace
posible la continuidad de una relación contractual”.

“En este orden de ideas, la decisión de celebrar un contrato con otra entidad deportiva de fútbol
profesional constituye el acto expreso e inequívoco al que refiere el artículo 58 RCT”, concluyó la
Alzada.

Por útlimo, el Tribunal analizó si el pago que le realizó el club inglés Newcastle a Vélez por el pase del
futbolista, cuando se probó en la causa que la relación laboral culminó antes del pago, podía ser
considerado una transferencia

Sobre ese aspecto, los jueces expresaron que el pago realizado por el club extranjero tenía como causa “no
la transferencia sino la transacción en el juicio de daños y perjuicios”. Por lo tanto, “el presupuesto del
reclamo de daños sobre el que versó la transacción tenía como fundamento los daños y perjuicios que
sufrió el club por la elusión de la transferencia”.

“En la medida que Vélez Sarsfield sólo podía reclamar los daños que a él le producía ello, mal podía
invocar entre los daños el porcentual de transferencia del actor de quien carecía de mandato”, precisó
el Tribunal a continuación.

En consecuencia, al quedar establecido ello, y “sin que se haya alegado que la acción de daños y perjuicios
y la posterior transacción fueran fraude en perjuicio de un tercero (el actor), no surge del título derecho
alguno a favor del actor”, la sentencia fue revocada.

Fuente: Diario Judicial

         

 

 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar