Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 


  Google


En la web
En AREDA

 

 

 

04 de Junio de 2013

Es la hora de buscar definiciones claras

 

Por Jorge Busico

La idea de un nuevo Nacional de Clubes, formulada internamente por la UAR pero
aún no anunciada de modo oficial, se ha instalado con fuerza en el seno de los
clubes de Buenos Aires, con un debate que otra vez no encuentra unanimidad de
criterios y que demuestra, nuevamente, cómo el rugby argentino debe ampliar la
mesa a la hora de resolver los grandes pasos a seguir en estos tiempos de bruscos
cambios. Hay sí una opinión que cobija a una amplia mayoría a nivel nacional: la
necesidad de fortalecer la competencia interna. El asunto es cómo. Y ahí es donde
no aparecen las coincidencias.

La UAR, que sabe que con esta estructura de campeonatos domésticos no fortalece
su objetivo de quedarse a futuro en las grandes ligas del mundo, ideó un Nacional
de Clubes por jugarse en la primera mitad del año, con 7 equipos de la URBA y
9 del resto de las Uniones del país. Con una segunda -y hasta tercera- categoría con
más clubes. Ese proyecto hoy sólo es sostenido en Buenos Aires por su presidente,
Luis Gradín, y por cuatro clubes: Lomas, La Plata, Los Tilos y Alumni.

Esos 4 fueron los únicos de los 24 del Grupo I (el involucrado principalmente en el
proyecto de la UAR) que no firmaron la carta que anoche ingresó en el Consejo de
la URBA. Ahí, en un tono muy medido, muy lejos de la confrontación, 20 clubes
manifiestan su acuerdo en disputar un Nacional de Clubes, pero no como lo plantea
la Unión madre del rugby argentino. Ofrecen y piden buscar nuevas fórmulas. Ocurre
que el plazo impuesto a la URBA vence a fines de junio. No es mucho lo que se
puede resolver en tan poco tiempo.

Gradín, a quien este tema ya le costó una pelea dentro de su propio club, Belgrano
Athletic, considera que él fue votado para decidir en las cuestiones fundamentales y
que no puede detenerse en llamar a una asamblea para cada cuestión por resolver.
Lo afirmó con énfasis en un reportaje que se le realizó el sábado en el programa
radial Las Voces del Rugby.

En parte Gradín tiene razón. La lista Bordó, que él encabezó, siempre se identificó
con un fuerte apoyo a Agustín Pichot y sus planes para la alta competencia. El
Nacional de Clubes era uno de ellos. No le puede sorprender a nadie. Quizá, lo que
faltó, una vez más, fue la comunicación, enterrada nuevamente en medio de las
pujas políticas.

Pero también es verdad que Gradín y la Bordó pidieron asambleas cuando la anterior
gestión encabezada por Carlos Campagnoli quiso llevar adelante sus ideas de un rugby
más cerca de lo amateur que de la alta competencia. Recordar las sentadas de los
jugadores, el "queremos jugar con nuestros amigos" y el achaque constante sobre
una desafortunada frase de la "contaminación" del dinero.

Quizá sea hora de que Buenos Aires defina de una buena vez qué quiere verdaderamente.
Y que la UAR atienda, también verdaderamente, los intereses de la Unión más grande del
país. Que se deje de lado la chicana política (y el negocio) y que se consulte y se tome en
cuenta a las bases de los clubes. A los socios y a los jugadores, que son los que van a
ponerle el lomo a todo esto. Ahí van a encontrar muchas de las respuestas a lo que
hoy se discute.


Fuente: Diario La Nación

 

 

 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar