Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

8 de Octubre de 2014

La FIFA puso en apuros a "los buitres" del
fútbol en América Latina


Un niño habilidoso sueña ser como Lionel Messi, un futbolista en ascenso ansía que lo fiche
un poderoso equipo europeo, un club en problemas hipoteca a sus jóvenes figuras: ese
es el amplio y redituable universo donde clavan sus garras los 'buitres' del fútbol. Alrededor
de este deporte que genera miles de millones de dólares al año se mueven agentes y grupos
empresariales no registrados que se concentran sobre todo en América Latina, cuna de
grandes estrellas...y de grandes privaciones.

La FIFA decidió ponerle el cascabel al gato: su presidente, Joseph Blatter, anunció que el
organismo ha tomado "la decisión firme" de prohibir la propiedad de los derechos de los
jugadores a terceras partes, tras insistentes reclamos de Michel Platini, el titular de la UEFA,
quien alertó que esa intermediación constituye "un grave peligro" para el fútbol. Las
cifras globales son enormes: sólo en 2013 se concretaron 11.938 traspasos internacionales
que generaron 3.700 millones de dólares, según datos divulgados por la FIFA.

"El anuncio de la FIFA busca erradicar a los buitres del fútbol", resumió el experto paraguayo
Alberto Candia a la agencia AFP al elogiar la determinación, que no será de aplicación inmediata.

Fábricas de talentos

Brasil, con 5.526 transferencias de jugadores, y Argentina con 2.632, son los países con mayor
número de operaciones a nivel mundial entre 2011 y julio de 2014. No es casualidad: ambos
países son canteras permanentes de futbolistas, pero con clubes apremiados por deudas
y desmanejos económicos. En Brasil, cuya liga es la sexta del mundo tras las cinco grandes
europeas, casi el 90% de los jugadores de primera división tienen sus derechos divididos
entre varios propietarios, de acuerdo un informe de la consultora KPMG.

Pese a que "nunca hubo tanto dinero en el fútbol brasileño como ahora, los clubes están muy
endeudados. Este año hay varios equipos de la serie A que están hasta el pescuezo. Es esa
mala situación económica la que hace que los clubes necesiten de los inversores para
contratar", señaló el brasileño Eduardo Carlezzo, abogado especializado en Derecho Deportivo.

Según Carlezzo, "en un primer momento el impacto (de la medida de la FIFA) va a ser bastante
fuerte y negativo en los clubes brasileños", aunque "en el medio y largo plazo, va a ser positivo
recuperar el 100% de los derechos de los jugadores".

En Argentina, el otro gran mercado sudamericano, la medida "va a limitar a los clubes que puedan
adquirir un jugador con la inversión de grupos que de otra forma le harían un aporte, siempre
y cuando los papeles estén bien hechos", dijo Roberto Tesone, representante de jugadores
inscripto en FIFA y ex dirigente del Argentinos Juniors.

Este club es uno de los ejemplos: debería ser uno de los más ricos del mundo si se mide por
el nivel de los futbolistas que surgieron de su cantera como Diego Maradona, Fernando Redondo,
Juan Román Riquelme o Esteban Cambiasso, pero sigue siendo modesto y hoy milita en el
Nacional B.

En cambio el presidente del club Envigado de Colombia, Ramiro Ruiz, sostuvo, en un raro ejemplo
en la región, que "cuando iniciamos relaciones con un jugador establecemos convenios
directamente con las escuelas, los padres de familia y el club", a menos que sean agentes
registrados en la FIFA.

Consagrados y promesas

El extendido menú de esos intermediarios abarca desde millonarias operaciones con consagrados
o jugadores sin relieve para colocarlos en mercados emergentes, hasta los que recorren pueblos
en busca de niños habilidosos con el sueño de que alguna vez sean como Messi o Neymar.

"Los jugadores ya no responden a sus clubes sino a 'neopatrones' a quienes deben obedecer, varios
de ellos al frente de los clubes deportivos que manejan como su hacienda particular", explicó Candia.
Muchos de esos empresarios someten al jugador "a un verdadero régimen de esclavitud, porque
aseguran que por tener el derecho sobre el futbolista pueden decidir sobre su futuro", coincidió
Carlos Soto, presidente del Sindicato de Futbolistas Profesionales de Chile.

Los jugadores, a los que les prometen dinero como nunca han ganado y les aseguran la gloria,
muchas veces quedan atrapados en una madeja de imposiciones de agentes que los ponen y
sacan de clubes como mercancía, y en ocasiones son víctimas de abandono en lejanos países.

El futbolista debe tener "la libertad de negociar, de hablar directamente con los directivos o
con un club. Me parece bien (la decisión de la FIFA) siempre y cuando el jugador tenga derecho
a él mismo", dijo a la AFP Jackson Ibargüen, ex jugador de la selección colombiana Sub 20 en
2004 y víctima de la trata de personas.

Ibargüen, hoy de 29 años, sabe de lo que habla: fue llevado por un empresario a jugar en Bosnia
entre 2008 y 2013, período en los que pese a no recibir pago por su trabajo fue bloqueado para
poder jugar con otros clubes. O el caso del jugador paraguayo Diego Mendieta que murió
de tifus, solo y abandonado en Indonesia, en diciembre de 2012. El club Persis Solo le debía
cuatro meses de sueldo (9.560 euros) y se vio obligado a dormir en sitios insalubres e ingerir
alimentos en malas condiciones.

Fuente: Diario La Nación


 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar