Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

23 de Julio de 2015

En defensa de la magia del fútbol:
el árbitro como límite a la tecnología


Por Manuel Arenas



Cuando hace unos meses entrevisté al Dr. Rodríguez Ten para un trabajo de Periodismo,
el actual Secretario General de la Asociación Española de Derecho Deportivo, afirmaba en
una de sus respuestas que “si bien es cierto que la tecnología ha traído al fútbol
–concretamente al arbitraje en aquella entrevista- grandes avances y comodidades,
no lo es menos que también ha restado magia a las situaciones del día a día”. Explicaba
que en la actualidad había un infinitamente menor contacto humano que antaño,
y que posiblemente disminuiría más hasta ser prácticamente inexistente en un futuro
inmediato. “Los lunes y jueves eran un hervidero de gente en los Comités y bares
cercanos. Entre árbitros se comentaban las jugadas del domingo, los incidentes, los
errores o aciertos, las anécdotas del partido. Se instruía, incluso, a los nuevos árbitros,
que asimilaban en presencia de los árbitros que llevaban más tiempo un aprendizaje
transversal: el del frente a frente, el de los intríngulis. Todo eso se ha perdido. Las
circulares online y el mundo telemático lo han convertido en teletrabajo”. “Se ha
acabado la magia”, parecía afirmar con resignación Rodríguez Ten.

Uno de mis primeros artículos en Iusport hablaba de las ventajas que el famoso espray
traería no sólo al árbitro en particular, sino al fútbol en general. Explicaba por entonces
que obviamente la medida facilitaría el trabajo al árbitro, y que también beneficiaria al
espectáculo, pues las barreras ya no se adelantarían impunemente y podría –también-
el espectador disfrutar con mayor asiduidad de grandes lanzamientos de falta ejecutados
con todas las garantías. Para tal afirmación simplemente llevé a cabo una ponderación:
en la balanza de los potenciales perjuicios, pesaba menos que el espectáculo perdiera la
oportunidad de asistir a marrullerías varias –las cuales, innegablemente, son del gusto
de gran cantidad de espectadores-, que el hecho de que, sin espray, tanto árbitro,
espectador como equipos tuvieran que sufrir los efectos –barreras mal puestas, más
amonestaciones, dolores de cabeza, apercibimientos interminables- que podían acabarse
con el acogimiento de una sencillísima medida. Algunas horas después de publicarse el
artículo, fui duramente criticado: “ese tipo de tecnología socavaba la magia del fútbol”,
que a partir de ahora ponía límites e impedía, como mínimo más que antes, el triunfo
de la pillería, ese bello arte al que tanto temen los colegiados.

El Congreso sobre Deporte y Gobernanza Global que en mayo tuvo lugar en la
Universitat Pompeu Fabra (Barcelona) fue realmente interesante. Inspirado en un
artículo del profesor Pérez Triviño en Iusport, decidí exponer mi Comunicación sobre
los perjuicios que ocasionaría al fútbol el hecho de que los errores arbitrales fueran
revisados por instancias superiores, de manera que los partidos pudieran acabar siendo
repetidos, bien desde su comienzo o desde el momento del error arbitral. Para salvar
y eludir las repeticiones de partidos por errores arbitrales sobre las reglas del Juego
–por ejemplo, mandar reanudar un penalti con libre indirecto cuando reglamentariamente
procedía su repetición- proponía, entre otras, soluciones de tipo tecnológico. Los límites
son muy confusos y en este campo prácticamente todo es debatible, pero por ejemplo
admitía la posibilidad de utilizar en determinados casos, y siempre teniendo en cuenta
la salvaguarda de la autoridad del árbitro ex. Regla 5 del Reglamento FIFA, pantallas de
televisión en directo para observar la repetición de determinadas jugadas –en este sentido
es muy claro el caso del gol fantasma-, tal y como ocurre en otros deportes como el rugby
o hockey hierba. En mi texto dejaba muy claro que soy de la opinión de que la tecnología
en el fútbol debe implementarse de manera restrictiva: no dejo de apreciar que aunque
la adopción de tecnología es positiva pues demuestra progreso y soluciones innovadoras
a problemas enquistados en el deporte, a mí personalmente, como espectador, me
gusta percibir las intrahistorias de la historia, los juegos al margen del Juego que
acontecen en el campo, las bravuconadas de determinados jugadores. Es decir,
concurro con la tesis de Rodríguez Ten, en el sentido de que la tecnología está
produciendo progresivamente una automatización –también- en el deporte, que aspira
a controlarlo todo hasta el punto de tratarnos a todos como robots, con un numerus
clausus de acciones y comportamientos posibles, y una predeterminación de soluciones
que no deje resquicio a problemas sin resolver.

Para que la tecnología no se adopte de forma indiscriminada y no rompa esa “magia”
del fútbol que Rodríguez Ten comenta, resulta ineludible que los remedios
tecnológicos se apliquen proporcionalmente a las necesidades imprescindible del deporte;
pero lo que resulta más inexorable es que para ello se tenga en cuenta un límite
elemental: el de la autoridad del árbitro, el máximo responsable dentro del terreno
de juego.

No sólo el Reglamento FIFA da autoridad al árbitro: la propia filosofía del deporte
lleva a delegar la responsabilidad y poder decisorio sobre el juego en un humano que
ha sido formado para ello, por lo que ni siquiera la tecnología, por infalible que se quiera
entender, puede sustituir o prevalecer sobre la autoridad del colegiado. Para observar
cómo el límite del árbitro es infranqueable, véase el siguiente ejemplo. Imagine que
reglamentariamente se prescribiera que siempre que el balón se encendiera cuando
traspasase la línea de gol y que el árbitro no hubiera visto nada, debiera concederse
el gol. O mejor aún. Imagínese que, a pesar de haber visto el árbitro claramente que
el balón no hubiera entrado, éste se hubiera encendido al traspasar la línea de gol
por un fallo tecnológico indetectable. ¿Qué ocurriría en ese momento? ¿No debería,
por prescripción reglamentaria, concederse el gol? ¿No se estaría en tal caso transfiriendo
a la tecnología todo el poder decisorio que debe corresponder a un humano, en tanto
que el fútbol es un deporte jugado por humanos? A mi juicio ese tipo de soluciones
únicamente tendrían sentido en un partido jugado por robots. Y no es el caso.

Ahora bien, en ocasiones donde el árbitro tuviera la última palabra, como cuando
decidiera sobre la base de lo que él mismo hubiera visto en una pantalla de televisión,
no sería óbice para que la tecnología se aplicara con todas las garantías, incluso
reglamentariamente, como por ejemplo de la siguiente manera: “En caso de duda
razonable sobre una circunstancia del juego, el árbitro deberá decidir sobre ella
pudiendo ver repetidas un máximo de tres jugadas por partido”. Esa podría ser
una posible propuesta legislativa, que contendría una limitación –como ocurre en el
hockey hierba- por los obvios abusos que podrían darse si se permitiera utilizar
la baza tecnológica ilimitadamente.

Como he dicho, el hecho de que un humano tenga la última palabra y la capacidad decisoria
sobre un problema humano parece fuera de duda. Es por ello que el debate sobre la
tecnología en el fútbol debería comenzar asumiendo como presupuesto indispensable la
autoridad del árbitro, la cual no se debería deslegitimar por mucha confianza que la
tecnología proporcionara. Hacerlo desnaturalizaría la más bella de las condiciones del
fútbol: la humana, esa capaz de decidir lo más conveniente para preservar la magia del
mismo.


Este artículo ha sido previamente publicado en www.futbolyfilosofia.com






 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar