Principal

Historia

Principios

Estatutos

Comisión Directiva

Socios

Legislación

Que hacemos

Subsidios Nacionales

Congresos

Laboral

Explicativos

Historia de un club

Contáctenos

 

 

 

 

24 de Junio de 2015

Hacemos memoria: 1931

En 1931 se produjo un quiebre importante en la historia del fútbol, no sólo rosarino sino
también argentino. Se profesionalizó la actividad. En nuestra ciudad se fundó la Asociación
Rosarina de Fútbol que durante este año programó torneos paralelos a los de la Liga
Rosarina, que procuraba sostener el amateurismo. Central Córdoba era líder cuando
quedó trunca la Copa Vila, y fue escolta de Newell's en el primer torneo rentado.



Si bien la profesionalización del deporte número uno de nuestro país sucedió en 1931 tanto
en Buenos Aires como en Rosario, no ocurrió simultáneamente. En Capital Federal se
implantó el 18 de mayo y en nuestra ciudad se concretó recién el 22 de junio

La Copa Nicasio Vila tuvo su primera fecha el 31 de marzo y aunque se disputó normalmente
hasta junio, durante su transcurso corrieron innumerables rumores acerca de un posible
cambio de rumbo. Se presumían modificaciones. Desde Buenos Aires llegaban noticias que
hablaban de la casi segura concreción de una Liga Profesional, y se decía que Central,
Newell’s, Peñarol y Nacional, podían ser invitados. En Rosario en tanto, había serias
divergencias entre los clubes grandes y los clubes chicos. Los más pequeños sostenían el
espíritu tradicionalista mientras que los más importantes pretendían la profesionalización
de la actividad. Desde principios de temporada se efectuaron reuniones entre dirigentes
de Buenos Aires, Rosario y Santa Fe para sentar las bases del nuevo sistema.

Del último torneo amateur tomaron parte 12 equipos. Newell’s se reforzó de manera
envidiable. Alfonso Etchepare (de Sparta), Antonio Denessini (de Tiro), y Ricardo Reol (de
Central) pasaron a engrosar sus filas. El 29 de marzo el Teniente General, y Presidente
Provisional, José Félix Uriburu llegó a Rosario. El primer mandatario había depuesto a
Hipólito Irigoyen en septiembre del 30 y aprovechó su estadía aquí para concurrir al Parque
Independencia y ver un amistoso entre Newell’s y Unión. Esa tarde el puntapié inicial lo dio
el Dr. Lisandro de la Torre y una salva de aplausos recibió a ambos.

El 3 de abril el combinado de Rosario se midió con su par de Buenos Aires en lo que ya era
un clásico de esos tiempos. El cotejo se jugó en cancha de Boca ante veinte mil almas,
terminó 2 a 2, y acabó siendo una recordada remontada de nuestros conciudadanos, quienes
luego de ir 2 a 0 abajo, lograron igualar con goles de Osvaldo Goicochea (Belgrano) y
Gabino Sosa (C. Córdoba). Sin embargo, el más importante de esos amistosos fue el que
jugaron el 29 de abril el Hadjuck Split de Yugoslavia y Newell’s en el parque Independencia.
La presentación de los europeos tuvo un marco de público acorde a la ocasión y finalizó
con el festejadísimo triunfo de los rojinegros, quienes con tres goles de José Bussi y uno
de Pedro Galimberti se impusieron 4 a 1.

También en abril Independiente anduvo de gira por Rosario. Perdió 3 a 0 con el poderoso
Newell’s, y 3 a 2 con el no menos poderoso Central. El 25 de mayo se jugó la Copa
Rosario (o Culaciatti) y nuestro Seleccionado venció al Porteño por el poco frecuente
resultado de 10 a 0. Al team de Buenos Aires, cabe aclarar, le faltaron sus principales
figuras pues en ese momento había una huelga de futbolistas en Capital. El 31 de ese
mes, se disputó el último clásico del amateurismo. Fue en el Parque Independencia y ganó
Newell’s 2 a 1. Siete días más tarde Sparta (como ya era su costumbre) volvió a ganarle a
Central.

Ese campeonato quedó trunco cuando se habían llevado a cabo sólo 8 fechas y el pobre
Central Córdoba marchaba puntero e invicto. La tabla mostraba a los charrúas con 14
unidades (seis triunfos y dos empates), seguidos por Newell’s con 12 y un partido menos.
El domingo 21 de junio se disputó el último encuentro amateur en nuestra ciudad. Se trató
del empate en dos que animaron Central Córdoba y Rosario Central. Al día siguiente, el
histórico 22 de junio de 1931, se constituyó oficialmente la Asociación Rosarina de Fútbol.

La reunión se produjo en la sede de Newell’s ubicada en Maipú 1025 y duró casi cuatro
horas. Hubo representantes de siete clubes: Domingo Brebbia (Newell’s), Francisco Ciuro
(Tiro Federal), Antonio Onis (Central Córdoba), Emilio Navarini (Provincial), Federico
Flynn (Rosario Central), Ángel Rossini (Belgrano) y Sixto Martínez (Nacional). Todos ellos,
oficialmente, fundaron una Sociedad Civil a la que llamaron Asociación Rosarina de
Fútbol, cuya finalidad era fomentar la práctica del deporte en la ciudad y la región.

Los principales cargos se decidieron según las posiciones de los clubes en la Copa Vila del 30.
Flynn fue elegido presidente porque Central había sido el campeón. Córdoba, por haber
terminado segundo, ubicó a Antonio Onis como Secretario de la Casa, mientras que Newell’s
(el tercero), designó a Víctor Heitz como Tesorero. El flamante titular de la ARF ya hacía
16 años que ocupaba posiciones directivas en Central. En uno de sus principales ítems,
el acta fundacional reconocía que los clubes tendrían derecho a realizar contratos con
sus jugadores, y podrían pagar sueldos y viáticos en caso de creerlo necesario. Tres días
después, en una nueva Asamblea, se agregaron Washington y Sparta, y con ellos se
completó la lista de nueve instituciones que participarían del primer torneo remunerado
de la ciudad.

En esos años cualquier asalariado ganaba entre 120 y 150 pesos mensuales, sin embargo
los privilegiados que podían vestir los colores de Newell’s y Central cobraban hasta 50 pesos
por partido, lo cual en el mes redondeaba la apetecible cifra de $200. Nada mal, si se
tiene en cuenta que además las entidades solían gestionarle a sus jugadores estrellas,
trabajos paralelos en alguna repartición estatal a fin de retenerlos. De todos modos, no
era fácil acceder a ese anhelado nivel. Los clubes más chicos ofrecían remuneraciones
considerablemente más bajas y los que jugaban en la cuarta especial no cobraban más
de $10. Para tener una idea más aproximada del valor que por entonces tenían estas
cifras, podemos decir que la entrada popular a los estadios era de $1, la oficial $2, y los
menores pagaban 0,50 centavos. Un kilo de pan salía $0,20; un litro de vino $0,35; un
kilo de azúcar $0,25; y un atado de cigarrillos $0,20.

El primer match interasociaciones que hizo la Rosarina (a partir de su nueva denominación)
fue ante la Liga Santafesina. La ARF formó con Octavio Díaz (R. Central); Francisco De
Cicco y Juan González (ambos de Central); Alfredo Chabrolin (Newell’s), Felix Ibarra (C.
Córdoba) y Julián Sosa (Newell’s); Agustín Peruch (Newell’s), Antonio Morales, Gabino
Sosa (ambos de Central Córdoba), Félix Buzzolini (Tiro Federal) y Francisco Barreyro
(Nacional). Un verdadero lujo de Selección. Rosario se impuso 3 a 1 con dos tantos de
Buzzolini y uno de Barreyro.

El 5 de julio la flamante Asociación Rosarina dio comienzo a su campeonato, mientras la
debilitada Liga hacía lo propio con el suyo. La Liga Amateur quedó ostensiblemente
debilitada con el alejamiento de sus clubes más importantes y debió salir a buscar nuevos
participantes para su torneo. Finalmente, hubo 10 equipos anotados en él: Calzada,
Fisherton, Alberdi New Boys, Rosario a Puerto Belgrano, Atlantic Sportsmen, Intercambio,
Ascot, Estudiantes, Zavalla y Belgrano Old Boys, una nueva entidad. Uno de los que no pudo
superar el traspaso al profesionalismo fue Estudiantes, que desapareció este año y le
vendió su cancha al equipo de la Tienda “Gath y Chaves”.

El 9 de julio –fecha estratégica que siempre se usaba para realizar amistosos-, se organizó
un choque entre dos combinados locales con el propósito de recaudar fondos para la
construcción del Estadio Municipal. Además, la Asociación había dispuesto que los
partidos entre clubes “grandes” y “chicos” se disputasen en cancha de los primeros, a fin
de reunir a una mayor cantidad de público. Así y todo varios de los considerados chicos
obtuvieron valiosos resultados en sus confrontaciones ante los tres de mayor convocatoria.
Provincial venció a Central 1 a 0; Belgrano a Central Córdoba 3 a 2; y luego le empató 1 a 1
a Newell’s, llegando así a la punta del torneo.

El primer clásico del profesionalismo se jugó en cancha de Central. Newell’s ganaba 2 a 0 con
goles de Peruch y González, pero cuando el árbitro pitó una falta penal favorable a Central
los rojinegros no aceptaron la decisión y el partido fue suspendido. Se reanudó 19 días
después, el penal fue convertido, y aún quedaban 20 minutos por disputar. La parcialidad
auriazul se ilusionó con el empate. Sin embargo, rápidamente Galimberti marcó la tercera
conquista para la lepra, que selló el 3 a 1 definitivo.

En agosto culminó la primera ronda del campeonato (8 partidos) y comenzaron las revanchas.
El 25 de octubre Córdoba y Newell’s concitaron la atención de todos los futboleros. Se veían las
caras en Tablada los dos punteros. Sin embargo, casi no hubo paridad. Los boys ganaron
4 a 0 y ampliaron la ventaja que hasta entonces llevaban. De ahí al final no se bajaron de
lo más alto de la tabla. Se consagraron como el primer campeón del profesionalismo local
sumando 23 puntos y superando apenas por uno a su escolta, el gran Central Córdoba
de Gabino que por tercera vez consecutiva terminaba segundo. Tercero fue el sorprendente
Nacional.

El 25 de octubre la LRF definió al campeón de la Copa Vila. El Club Zavalla (perteneciente
a esa localidad santafesina), visitaba a Fisherton, entidad a la cual venció 5 a 2 con dos
goles del ex Central, Alberto Bertei. En segunda campeonó Fisherton y en tercera Intercambio.
Volviendo a la actividad de la Asociación, se realizó antes de terminar el año un campeonato
corto, con partidos eliminatorios, en cuya final se enfrentaron Tiro Federal y Central Córdoba.
Con goles de Aguirre, Medina y dos de Morales, el conjunto azul y rojo ganó 4 a 0 y tuvo su
recompensa a tan buena temporada: Ganó su primer título oficial de primera división.

Fuentes de información consultadas:

* "Anales del fútbol rosarino", de Cipriano Roldán.
* "Rosario, fútbol y recuerdos", de Oscar Armando Ongay.
* Libros de Actas de la Asociación Rosarina de Fútbol.
* Archivo de diarios locales, Hemeroteca de la Biblioteca Argentina "Dr. Juan Alvarez".


Fuente: Asociación Rosarina de Fútbol





 

 
 
 

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs - Buenos Aires nº 1252  . Tel 4242301. 
aredaclubes@aredaclubes.arnetbiz.com.ar - hector@ejugar.arnetbiz.com.ar